viernes, 20 de julio de 2018

El color gris de la esperanza - Pedro J. Martín

Imagen: Amazon
1 de noviembre de 1755. Un terremoto, con epicentro en Lisboa, sacude la pequeña villa de Huelva. La destrucción es palpable: casas e iglesias han quedado en ruinas, decenas de personas sepultadas bajo los escombros... El sacerdote de la villa, Jacobo del Barco, hará todo lo posible para que sus gentes vuelvan a levantar la cabeza. 

La novela invita a conocer la realidad social de mediados del siglo XVIII: humanismo, miseria, afán de superación, mezquindad... Una novela para conocer nuestra historia, y en la que veremos cómo Huelva cambió para siempre.

Edición: 1ª ed.
Publicación: autopublicado, 2016
Descripción física: 61 p.
ASIN: B01CXJDJFI
CDU: 821.134.2-31"20"
Signatura: N MAR col
Precio: 2,99 euros en Amazon




DOS HERMANOS, LA NOCHE Y EL DÍA

De nuevo me he encontrado leyendo una novela de un autor al que no conocía de nada y que, finalmente, ha resultado ser una sorpresa de lo más agradable. La historia comienza con uno de los famosos terremotos que tuvieron lugar en Lisboa, en este caso el de 1755; se sintió en muchos kilómetros a la redonda, entre otros sitios en Huelva, que por aquel entonces era todavía una pequeña ciudad.


La mayoría de los habitantes de Huelva se encuentran asistiendo a misa en el momento en el que tiene lugar el terremoto, y enseguida llega el caos: angustia, desesperación, miedo... Cuando la tierra vuelve a la calma, el panorama es desolador y prácticamente todas y cada una de las familias han perdido a alguien. Pero el autor se centrará en una familia en concreto: un padre pescador y sus dos hijos, que desgraciadamente pierden a su madre durante el terremoto. Desde ese momento su vida cambiará por completo, ya que precisamente era su madre, Carmen (un nombre muy propio para una persona cuya vida está ligada al mar), el nexo de unión entre todos los miembros de la familia; y tras su muerte, el padre verá con desesperación cómo sus dos hijos se van separando cada día un poco más.

Por otro lado conoceremos al párroco de la villa, el padre Jacobo del Barco, que siente una especial predilección por el mayor de los hijos de esta familia, y que moverá todo lo que está en su mano para ayudarlos a salir adelante. Conoce a todos desde hace muchos años y sabe que sin Carmen lo van a tener difícil, sobre todo porque ambos hermanos no pueden ser más diferentes, y además su padre está tan destrozado por la muerte de su mujer que no es capaz de centrarse en mantener la unidad de su familia. Todo el pueblo se dispondrá a salir adelante, a reconstruir todos los edificios que han sido destruidos por el terremoto, y a seguir con sus vidas en la medida de lo posible; y cuando llegan trabajadores de otros lugares, entre ellos Laura, la hija de uno de los maestros de obras, el mundo de los dos hermanos se pondrá patas arriba.

Los personajes están muy bien cuidados, y no podremos evitar sentir simpatía por algunos de ellos; aunque en el caso de los malos también sentiremos rechazo hacia ellos, o ganas de matarlos, por ejemplo. Aunque como siempre digo, es lo ideal de una novela, que el autor sea capaz de transmitir todo tipo de sensaciones; y desde luego Pedro lo consigue, además de mostrarnos su evolución a lo largo del tiempo. También haremos un viaje en el tiempo por la Huelva de aquellos años de mediados del siglo XVIII, por lo que podríamos decir que nos encontramos ante una auténtica novela costumbrista, porque el autor describe tan bien los lugares, los paisajes, los edificios, el mar..., que al leer esta novela será como si estuviéramos presentes en todos esos sitios.

A modo de resumen, diría que la novela me ha gustado mucho porque hace un recorrido espectacular por la vida de todas estas personas que un día deciden salir adelante; un retrato auténtico de estos dos hermanos que son tan diferentes; y sobre todo porque nos hace reflexionar sobre nuestra condición como personas, nuestras motivaciones para hacer unas u otras cosas, nuestras reacciones ante las situaciones que nos pone delante la vida... Es de esas historias que, incluso semanas después de haberlas leído, te sorprenden porque de repente te encuentras recordando alguno de sus pasajes. Creo que le seguiré la pista al autor, sin duda.

2 comentarios:

  1. Pues no me sonaba de nada. Este tipo de historias me gusta mucho así que tomo buena nota.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. :-)