lunes, 26 de noviembre de 2018

La madre - Fiona Barton

Un escueto párrafo en el periódico anuncia el hallazgo de unos restos antiguos de un bebé en una zona en construcción de Londres. Muy pocos lectores le echarán siquiera un vistazo. Para tres mujeres, sin embargo, la noticia es imposible de ignorar.

Para la primera, es el recuerdo de lo peor que le ha pasado en la vida. Para la segunda, la peligrosa posibilidad de que su secreto más oculto sea revelado. Para la tercera, la periodista Kate Waters, la primera pista en una carrera para descubrir la verdad.

Secretos guardados durante años, enterrados bajo tierra y en el fondo del corazón, saldrán a la luz y cambiarán tres vidas para siempre. 

Edición: 1ª ed.
Publicación: Madrid: Ediciones B, 2018
Descripción física: 560 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-6666-408-0
CDU: 821.111-31"20"
Signatura: N SAN isl
Precio: 18,52 euros en Casa del Libro.


Cuando en #SoyYincanera propusieron leer esta novela, me enteré de que había una historia anterior de la misma serie; se trata de La viuda, escrita por la misma Fiona Barton y que también tiene como protagonista a la reportera Kate Waters. Cada vez que me pasa algo así me surge la duda de si animarme con una lectura, a pesar de no haber leído entregas anteriores, como en este caso. Pero como varias personas me juraron y perjuraron que no hacía falta haberse leído La viuda para enterarse de lo que pasa en La madre, decidí darle una oportunidad a la historia, que me llamaba muchísimo la atención.

El comienzo, como se ha visto en la sinopsis, no puede ser más contundente: en las obras de demolición de un antiguo bloque de pisos han encontrado los restos de lo que a primera vista parece el esqueleto de un bebé. En un primer momento, la repercursión de este hecho es tan leve que se le dedican al suceso unas simples líneas en un periódico; pero esa escueta nota será el detonante de toda la historia que se desarrollará a partir de ese momento. A casi todo el mundo le pasará desapercibida la noticia, pero serán tres personas las que se fijen en ella más detenidamente; tres mujeres, las tres protagonistas principales de esta lectura. A una de ellas, Angela, se le remueve todo por dentro al leer la noticia; esta mujer ha sufrido en primera persona la pérdida de una hija, y además de la forma más absurda: cuando aún estaba en el hospital después de haber dado a luz, en los pocos minutos en los que dejó a su hija durmiendo en la cuna para ir a darse una ducha, la pequeña desapareció y nunca han vuelto a saber de ella. Por su parte, a Emma se le vendrá el mundo encima porque el suceso le recuerda a algo terrible que le ocurrió hace muchos años; curiosamente, este personaje es el único que nos va contando su historia en primera persona. Por último tenemos a Kate, la periodista, que pertenece a esa raza de reporteros de los de toda la vida, que no se dejan avasallar por nada ni por nadie si su objetivo es conseguir una noticia.

Ellas tres son las protagonistas indiscutibles de la novela, pero por supuesto a través de ellas iremos conociendo a otros personajes secundarios que también tendrán su importancia. Por Emma conoceremos a Jude, su madre, con la que la relación nunca ha sido especialmente buena desde que Emma era adolescente; pero claro, todo tiene su explicación y al avanzar la historia sabremos los motivos que las han llevado a esto. Por otro lado, será a través de Angela como conozcamos a Nick, su marido, en cuyo matrimonio se ha abierto una brecha desde el momento en el que perdieron a su hija menor; esto les ha pasado factura y, a pesar de que hace ya años de aquello, cuando discuten por algún motivo siempre sale a colación la pequeña Alice, y es que en ocasiones Paul culpa a Angela de lo que ocurrió. Y por último, será Kate quien nos "presentará" a otros personajes secundarios, en su caso a Joe, el chico que entra a trabajar con ella como becario, y a alguno más que tendremos ocasión de conocer más detenidamente. No quiero desvelar nada, ni contar mucho más sobre los personajes, porque creo que precisamente ese es uno de los puntos fuertes de la novela, que la autora nos va dosificando la información con cuentagotas para que poco a poco nos vayamos haciendo una idea de los motivos que los llevan a hacer las cosas que hacen, y las situaciones que han vivido y que provocan algunas de sus reacciones.

La novela se lee muy bien porque, o al menos a mí me lo ha parecido así, la prosa de Fiona Barton es de lo más entretenida, además de adictiva. Quizá al principio no se sabe muy bien qué es lo que está pasando en realidad, pero una vez que nos situamos y conocemos a los personajes (poco a poco, insisto), y vamos sabiendo más sobre ellos y principalmente sobre los hechos del pasado, llegará un momento en el que no podremos dejar de leer, porque la historia se hace tan trepidante que no tendremos más remedio que seguir leyendo sin parar, muertos de ganas por saber cómo acaba la historia. Y el final resulta apoteósico, yo no me lo esperaba para nada y me dejó sorprendidísima; y es que esa manía que tengo de intentar averiguar quién es el culpable, o qué es lo que ha ocurrido para que las cosas sean de una manera y no de otra, no siempre funciona. En este caso, desde luego, no acerté en absoluto. Es una historia dura, porque durante todo el tiempo te preguntas cómo alguien es capaz de matar a un bebé y enterrarlo, pero como digo todo tiene su explicación. Y seguro que os sorprenderá a vosotros también.

De nuevo quiero agradecerles a Kayena y Carmina y a su iniciativa #SoyYincanera la posibilidad de haber conocido esta novela a través de ellas. Y cómo no, a la editorial Planeta por el ejemplar que me ha facilitado.


miércoles, 14 de noviembre de 2018

La isla de las últimas voces - Mikel Santiago

Una isla perdida en el mar del Norte... El temporal se cierne sobre St. Kilda y casi todos han huido en el último ferry. No quedan en la isla más de cincuenta personas, entre ellos Carmen, una mujer española que trabaja en el pequeño hotel local, y un puñado de pescadores. Serán ellos quienes encuentren un misterioso contenedor metálico junto a los acantilados.

Una extraña caja traída por las olas... A través de unos personajes llenos de matices y secretos, atrapados en el corazón de la tormenta, Mikel Santiago nos plantea la pregunta que sobrevuela cada página de la novela...

¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para sobrevivir?


Edición: 1ª ed.
Publicación: Madrid: Ediciones B, 2018
Descripción física: 560 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-6666-408-0
CDU: 821.111-31"20"
Signatura: N SAN isl
Precio: 19,85 euros en Casa del Libro.


Ya había oído antes hablar de Mikel Santiago, pero no ha sido hasta ahora que he tenido ocasión de leer una de sus novelas, de la que #SoyYincanera ha organizado una lectura simultánea. A priori la historia me llamó la atención; la trama me resultaba muy tentadora y además era la ocasión perfecta para estrenarme con este autor, al que, después de esta historia tan trepidante y que me ha mantenido en vilo prácticamente todo el tiempo, ya tengo claro que seguiré leyendo.

Mikel nos cuenta una historia que en realidad son dos; dos historias que acaban confluyendo inevitablemente. Por un lado, un avión militar en misión especial transporta a diez personas, que sobrevuelan el mar del Norte acompañadas de La Caja, un misterioso contenedor blindado, con numerosos sistemas de seguridad, incluidos paracaídas y flotadores, pero del que casi nadie sabe lo que en realidad contiene. Y por otro lado, en la isla escocesa de St. Kilda, también situada en el mar del Norte, sus habitantes se preparan para la terrible tormenta que se avecina. Entre ellos se encuentra Carmen, una española que lleva algún tiempo trabajando en el hotel de la localidad; la mayoría de vecinos han tomado el último ferry para dirigirse al continente, ya que son fechas navideñas y casi todos tienen planes con sus familias, o bien han decidido alejarse de la isla hasta que pase la tormenta. Pero Carmen, que huye de algo que ha ocurrido en su vida y quiere estar lo más lejos posible de casi todo el mundo, prefiere quedarse en St. Kilda con Amelia Doyle, su jefa y dueña del hotel; total, no sería la primera vez que las previsiones meteorológicas son demasiado alarmistas y a lo mejor las advertencias se quedan prácticamente en nada... Sin embargo, finalmente las previsiones se cumplen y la tormenta no sólo llega a la isla sino que además es bastante peor de lo que todos habían imaginado. El avión militar acaba cayendo a las heladas aguas y sólo uno de los miembros de la tripulación consigue salvarse; se trata del sargento Dave Dupree, que falla en su intento de destruir La Caja, tal y como le habían indicado sus superiores que debía hacer si las cosas salían mal. Así, ambos acabarán llegando a las costas de St. Kilda, aunque lo harán cada uno por su lado, en un caso de forma bastante más accidentada que en otro.

Los habitantes de la isla, finalmente y como se preveía, se quedan incomunicados; no se sabe cuánto durará la tormenta, ni cuándo será posible volver a coger un ferry o, más aún, volver a la normalidad, sobre todo después de que unos pescadores encuentren La Caja y la arrastren hasta la costa porque, como dicen ellos, lo que rescatan las redes de pesca pertenece por derecho propio a los pescadores. Nadie sabe lo que contiene La Caja, nadie sabe cómo abrirla, pero inexplicablemente todos están seguros de que ese contenedor será la solución a todos sus problemas; y es que parece tener vida propia... De hecho, desde el mismo momento en el que la misteriosa caja llega a la isla y la esconden en un cobertizo, todas las personas que están en la zona comienzan a escuchar voces y a tener sueños que parecen de lo más reales, e incluso algunos se quedan en un estado medio catatónico, como si estuvieran profundamente dormidos. ¿Es La Caja la que provoca todo esto? No lo sabemos, pero sí somos testigos de la transformación que irán sufriendo todos los isleños, sin excepción; y también, desde luego, de las luces y sombras que rodean a cada uno, sobre todo de las sombras. Y es que el autor ha sabido retratar de una forma magistral cómo todos se van transformando, de una manera que a veces hasta da miedo.

Por supuesto, además de Carmen y Dave (que cuenta en primera persona los capítulos dedicados a él mismo), que son los personajes principales, descubriremos poco a poco a todo un elenco de gente, desde los más majos y entrañables como la propia Amelia; Didi, la mejor amiga de Carmen en aquellos parajes; Bram, que parece que lleva toda la vida enamorado de Amelia; e incluso Dave, que es de los típicos hombres con los que no te importaría correr todas las aventuras que hiciera falta, porque sabes que a su lado tendrás siempre la seguridad de que no te podrá ocurrir nada malo; y también los hay un poquito menos majos, como la familia  Lusk, por ejemplo. Aunque como no es plan de descubrirlos aquí a todos, creo que lo mejor es acercarse a ellos leyendo la novela, porque desde luego estoy segura de que la mayoría de ellos os sorprenderá. Incluso la dichosa Caja, porque al fin y al cabo es como si fuera uno más de todos estos personajes, que pasarán los días extrañamente juntos en una isla que cada vez se hace más inhóspita.

La forma en la que iremos conociendo a los personajes será precisamente a través de un recurso que a mí me ha parecido de lo más adecuado: cada capítulo estará narrado desde el punto de vista del personaje en cuestión, aunque ya mencionaba que el único que nos cuenta los hechos en primera persona es el sargento Dupree. Y la forma que tiene Mikel de narrar las cosas es simplemente genial; a mí desde luego me atrapó desde el primer momento, porque no nos deja un respiro prácticamente durante toda la novela. Consigue situarnos perfectamente en esa atmósfera opresiva que se respira en la isla, en ese miedo o asco o rabia o incluso indiferencia que sienten unos personajes por otros; la verdad es que para mi gusto la historia está muy bien contada, y de hecho es todo tan gráfico que no me estaba costando nada imaginarme no ya dentro del propio libro sino de incluso una película, de las que te mantienen pegado al sofá con el corazón en un puño, sufriendo por lo que intuyes que está a punto de pasar, o por lo que ya tienes claro que es inevitable que pase... Y sin duda a ello contribuyen los capítulos, que son muy cortos y con un ritmo muy trepidante; leerás la novela casi sin darte cuenta, y al mismo tiempo no querrás que se acabe tan pronto.

Como siempre, no quiero terminar esta reseña sin dar las gracias a la iniciativa #SoyYincanera, de Kayena y Carmina, que me han descubierto a un autor al que seguiré la pista a partir de ahora; y por supuesto, dar las gracias también a Ediciones B por el ejemplar que me ha facilitado.


jueves, 8 de noviembre de 2018

Navigatio - Javier González

Tras el falso muro de una iglesia en restauración, aparecen la talla de una virgen, un extraño manuscrito, los restos momificados de un monje y la supuesta reliquia de la pluma de un ángel. Alejandra Recasens será la forense encargada de la autopsia de la momia, y Sebastian Cameron el historiador que estudiará la supuesta falsificación del códice medieval encontrado, un Navigatio Sancti Brandani abbatis. 

Ambos están a punto de descubrir un secreto que cambiará la historia de la humanidad, el concepto que tenemos del tiempo y sus vidas para siempre.

Edición: 1ª ed.
Publicación: autopublicado, 2010
Descripción física: 436 p.
ASIN: B004D9FFN6
CDU: 821.134.2-31"20"
Signatura: N GON nav
Precio: 0,95 euros en Amazon



Tenía este libro esperando su turno desde hace ya ni recuerdo cuánto tiempo, y por fin hace unos días lo empecé y lo terminé; fue además así, casi visto y no visto, porque la lectura se me hizo tan entretenida que tardé poquísimo en ventilarme la novela. Y es que el inicio no puede ser mejor: en las obras que se están llevando a cabo en una iglesa, tras un falso muro, aparecen la momia de un monje, una talla religiosa, una pluma y un manuscrito que tras algunas pruebas resulta ser el Navigatio Sancti Brendani abbatis, que narra el viaje de unos monjes irlandeses hace más de quince siglos. Y es que yo no lo puedo evitar: si me encuentro un libro que habla sobre libros, y más aún si se trata de manuscritos, es como si me atrajera hacia él un imán gigante. Supongo que es deformación profesional, aunque como la vida da tantas vueltas, estudié Biblioteconomía con la idea de dedicarme a los libros antiguos y he acabado trabajando en algo totalmente distinto... Pero aún me siguen llamando la atención la paleografía, el mundo medieval en general y desde luego los manuscritos.

Después del hallazgo, entrarán en juego dos de los personajes más importantes de esta historia: por un lado tenemos a la doctora Alejandra Recasens, la forense que llevará a cabo la autopsia de la momia para determinar las causas de su muerte y, sobre todo, cuándo ocurrió ésta; y por otro estará Sebastian Cameron, un historiador estadounidense que está colaborando con Disney en una nueva entrega de Piratas del Caribe y que, casi sin llegar a darse cuenta, se verá implicado en este misterioso hallazgo. Con la excusa de que lo reclaman para esta investigación, y aprovechando que la próxima película de Disney tendrá lugar en tierras españolas, pide que le organicen un viaje de larga estancia en Madrid, y así podrá emplear su tiempo en otros menesteres y no sólo en sus labores cinematográficas. Y gracias a él descubrí el misterio de la isla de San Borondón, que me sonaba de un podcast del programa La escóbula de la brújula, que escuché hace tiempo y del que ya ni me acordaba... Y por supuesto conocí más detalles sobre el Navigatio, que es un manuscrito que realmente existe.

Sin embargo, la historia no se queda así. Porque el hilo conductor son las labores de investigación que llevan a cabo Alejandra y Cameron, pero todo se empezará a complicar con la aparición de muchísimos más personajes; así tendremos al misterioso hombre del rotulador rojo, al supuesto monje que fue emparedado entre los muros de la iglesia, al soldado Carrasco, de los Tercios españoles, a una doctoranda en Historia que casualmente acaba alquilando una habitación en la casa en la que se ha instalado Sebastian, y hasta conoceremos al hermano del historiador... Además viajaremos en el tiempo, ya que el manuscrito narra el viaje de unos monjes hace ya unos cuantos siglos, y de este viaje iremos conociendo detalles: estaremos presentes en la ciudad de Alejandría, unos días antes de la destrucción de su famosa biblioteca; en la batalla de Borodinó, en la que se enfrentaron las tropas rusas de Alejandro I y las francesas de Napoleón I; en la Guerra Civil Española... Será casi como si fuéramos una de las patrullas de la serie El ministerio del tiempo. Pero también averiguaremos quién es el monje hallado en la iglesia, por qué lo acompaña una talla de la Virgen, qué hacía allí el famoso manuscrito y de qué extraña ave es la pluma, ya que aparentemente no pertenece a ningún pájaro conocido. Con este panorama, en el que no hay nada seguro y todo está en el aire, y en el que además todo está rodeado de misterio, tenía toda la pinta de que la novela me iba a enganchar desde la primera página, como así fue. A pesar de que algunos de los elementos son reales, no se trata de una novela histórica sino más bien de aventuras; y la verdad es que resulta una historia de lo más entretenida.

Si os apetece una lectura diferente, con tintes históricos pero al mismo tiempo muchos momentos de fantasía, aventuras, humor incluso, seguro que disfrutaréis con esta novela. Para mí desde luego ha sido todo un descubrimiento.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Los crímenes de Mitford - Jessica Fellowes

Estamos en 1919, y Louisa Cannon sueña con escapar de su vida de pobreza en Londres y, sobre todo, de su peligroso y opresivo tío. Su única salvación está dentro de la casa de los Mitford en Asthall Manor, en el campo de Oxfordshire. Allí se convertirá en institutriz, acompañante y confidente de las hermanas Mitford, especialmente de Nancy, de dieciséis años, una chica joven y mordaz, fantasiosa e imaginativa.

Sin embargo una enfermera, de nombre Florence Nightingale Shore, será asesinada en un tren a plena luz del día, y Louisa y Nancy se encontrarán envueltas en los crímenes de un asesino que hará cualquier cosa para ocultar su secreto.


Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Roca Libros, 2018
Descripción física: 400 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-17-16781-3
CDU: 821.111-31"20"
Signatura: N FEL cri
Precio: 19,90 euros en Casa del Libro.


Cuando me propusieron leer esta novela, recuerdo que me quedé pensando en que el apellido de la autora me resultaba de lo más familiar; no conseguía recordar dónde lo había visto antes, hasta que en la portada leí esa frase final que aclara que es la autora de El mundo de Downton Abbey. Ahí ya caí en que quien realmente me sonaba era su tío, Julian Fellowes, el guionista de Downton Abbey, la serie inglesa que vi en su día y que me encantó, no sólo por la historia en sí sino también por la forma tan bonita en que para mi gusto la contaron.

Buscando por internet, averigüé que esta novela es la primera entrega de una serie de varios libros, todos ellos relacionados con un crimen y la posterior investigación para resolverlos; esta investigación suele estar siempre encabezada por Nancy, la mayor de las hermanas Mitford, que también averigüé que existieron de verdad. Así que como vemos, se trata no sólo de una novela policiaca al uso, sino que aparecen a lo largo de la historia personajes reales; y a pesar de que Nancy Mitford fue real, y a pesar de que es ella misma la que suele investigar los crímenes, no es la única protagonista sino que, al menos en esta primera entrega, comparte ese protagonismo con Louisa Cannon, la joven institutriz que llegará a ser su amiga, por supuesto dentro de los límites que a principios del siglo XX se establecían para las relaciones entre aristócratas y servidumbre. El asesinato que ocurre en esta novela es también real, ya que la persona a la que asesinan es la enfermera Florence Nightingale Shore, aunque la autora nos explica que para escribir la historia se tomó algunas libertades y narró los hechos añadiéndoles cosas de su propia invención.

Dicho esto, podría parecer que la historia gira en torno a la resolución del asesinato de la enfermera Florence Nightingale; y efectivamente es así, pero no se trata únicamente de esto sino que a lo largo de la lectura iremos profundizando en los diferentes personajes hasta llegar a conocerlos muy bien; y podremos disfrutar además de una ambientación muy lograda, con unas descripciones perfectas tanto de los lugares como de los ambientes en los que se va sucediendo la acción, así como de cómo se vivían los años inmediatamente posteriores a la Primera Guerra Mundial. Y tendremos ocasión de conocer todo esto a través de diferentes prismas, ya que la autora nos ofrece el punto de vista de las clases bajas por un lado, y por otro de las acomodadas; exactamente igual que se nos cuenta la historia que sucede en Downton Abbey, y es que mientras iba leyendo la novela no podía evitar acordarme cada dos por tres de esta serie, además de por supuesto pensar en mi adorada Agatha Christie, a la que leí por primera vez cuando era muy jovencita y cuyas novelas me atraparon por completo.

Una de nuestras protagonistas es Louisa Cannon, que vive en un barrio muy humilde con su madre viuda y su tío, este último bastante sinvergüenza y aprovechado; después de una escena bastante traumática a causa de él, Louisa decide que es el momento de abandonar su hogar y aprovechar la ocasión que se le brinda de trabajar como doncella en casa de los Mitford. En su camino se cruzará no solo esta familia sino también el asesinato de la enfermera Nightingale, que tiene lugar en el mismo tren en el que ella viaja, y precisamente a raíz de este crimen conocerá a Guy, uno de los miembros de la policía ferroviaria, que lleva a cabo la investigación. A través de él y de la relación que establece con los implicados y testigos de los momentos anteriores al crimen, iremos conociendo todos los pormenores del suceso; y por supuesto todo estará aderezado con detalles sobre la vida de Louisa en la mansión de los Mitford, el día a día en su nueva vida, su relación con los miembros de la familia y sobre todo el temor a que su tío consiga localizarla y la obligue a volver a casa. Aunque al mismo tiempo se sentirá durante todo el tiempo preocupada por su madre; es un auténtico dilema el que vive nuestra protagonista. También, como si se tratara de viajes en el tiempo, tendremos ocasión de conocer el contenido de las cartas que escribió Florence antes de su trágico final, lo que en algunos momentos resultará sorprendente cuanto más vayamos profundizando en su historia. Por supuesto, el número de personajes secundarios a los que iremos conociendo a lo largo de la narración es realmente grande, aunque he preferido quedarme con los principales para no desvelar nada que no deba.

Si os gustan las novelas policiacas envueltas en un halo de misterio y además ambientadas en otra época, y por supuesto si sois admiradores de la obra de Agatha Christie, seguro que disfrutaréis con esta lectura. Y si el tema policiaco no os llama demasiado la atención, siempre os lo podéis tomar como una lectura más bien tirando a costumbrista, o incluso a histórica en algunos momentos. A mí desde luego esta primera entrega me ha enganchado desde el principio, no sólo por la curiosidad de ir conociendo tanto a Louisa como a la familia Mitford o a Guy, sino también por ese juego que tanto me gusta cuando leo novelas policiacas, y que no es otro que el de intentar adivinar, a través de sucesos y pistas, quién será el asesino.

Como siempre, no quiero terminar esta reseña sin dar las gracias a la iniciativa #SoyYincaner@, de Kayena y Carmina, y por supuesto a Roca Libros por el ejemplar que me ha facilitado.


miércoles, 10 de octubre de 2018

Talión - Santiago Díaz

Marta Aguilera, una periodista comprometida con su oficio, recibe una noticia que cambiará su destino: un tumor amenaza su salud y le quedan apenas dos meses de vida. Sin nada que perder ni nadie a quien rendir cuentas, Marta siente que la realidad es un lugar amenazante y decide ocupar el tiempo que le queda impartiendo justicia.

En una carrera contrarrreloj por su propia vida y contra la inquebrantable inspectora Daniela Gutiérrez, Marta Aguilera tratará de aplicar su particular ley del talión.




Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Planeta, 2018
Descripción física: 448 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-17-30500-0
CDU: 821.111-31"20"
Signatura: N DIA tal
Precio: 19,50 euros en Casa del Libro.


De nuevo, y gracias a la iniciativa #SoyYincaner@, de Kayena y Carmina, he tenido ocasión de estrenarme con un autor al que no conocía de nada. Ya os hablé en una entrada anterior del agradable encuentro que tuvimos con Santiago Díaz, en el que las integrantes del "Comando Madrid" de yincaneras estuvimos durante una tarde de lo más animada charlando sobre su primera novela, Talión; y hoy toca hablar de mis impresiones después de esta lectura.

Estamos ante la primera novela de Santiago, aunque esta no es su primera vez como escritor ya que es, desde hace tiempo, guionista de la famosa serie televisiva El secreto de Puente Viejo, que por cierto descubrí gracias a mi madre. Y por mi parte, aunque suelo seguir escrupulosamente el orden lector, lo que significa que voy leyendo los libros en el mismo orden en el que han ido llegando a mis manos, llevo una temporada en la que esto de "yincanear" me puede y en cuanto me proponen un libro no me puedo resistir. Así que como intuiréis, a Talión le llegó el turno antes de tiempo; aunque tengo que decir que no me arrepiento para nada.

Nos encontramos ante una historia de lo más curiosa, que además me ha enganchado desde el principio; de hecho uno de los días en los que iba leyendo, en el transporte público de camino a casa después del trabajo, me pasé la parada de metro por ir tan enfrascada en la novela. Y es que una de las cosas que más me ha llamado la atención de la historia es lo "peliculera" que es; y esto no lo digo peyorativamente sino todo lo contrario, en el buen sentido, porque la prosa de Santiago es tan visual y te hace meterte tanto en la trama, que es exactamente igual que si estuvieras viendo una película de acción de lo más trepidante, de esas que te encantaría que no tuvieran anuncios para no tener que dejar de mirar la pantalla en ningún momento; en mi caso los anuncios se sustituirían por los transbordos en el transporte público y sería prácticamente lo mismo. Supongo que por algún lado se le tenía que notar al autor el oficio de guionista, claro.

El día del encuentro con Santiago estuvimos hablando largo y tendido, como no podía ser de otra manera, entre otras cosas sobre el arranque de la novela. A nuestra protagonista, Marta Aguilera, le diagnostican un tumor cerebral que le permitirá vivir, como mucho, un par de meses más; desde luego, el comienzo no puede ser más impactante. Y además a mí me resultó de lo más familiar, porque también hace muchísimos años recibí una noticia muy parecida; claro que mi situación era diferente a la de Marta porque yo en aquel momento tenía tan solo nueve años. Pero sí me identifiqué con ese momento en el que recibes una noticia como esa y lo primero que se te ocurre es ponerte a pensar qué harás con el poco tiempo que supuestamente te queda de vida, que en mi caso iban a ser tres meses y como los médicos no atinaron, ya va para nada menos que treinta y ocho años...

El caso es que Marta Aguilera, periodista de sucesos, decide que durante esos dos meses se va a dedicar a impartir justicia. Es una persona bastante asocial, no tiene pareja (acaba de dejar a su novio) ni hijos, ni contacto con familiares, así que en realidad piensa que nadie la va a echar de menos cuando ya no esté; y mejor aún, piensa que aunque se dedique a quitar de en medio a gente indeseable, sus hechos no le van a pasar factura porque se supone que cuando llegue el momento en el que tenga que pagar por sus actos, ya no estará aquí para sufrir las consecuencias. Así iremos conociendo más detalles sobre ella y también sobre su pasado, que de un modo u otro ha marcado su actual forma de ser. Gracias a su trabajo conoce a bastante de esos indeseables, algunos de ellos viviendo su vida con total normalidad porque la justicia en su día no hizo bien su trabajo; así que Marta pondrá los cinco sentidos en librarse de los más que pueda. Será entonces cuando entre en juego otro de los personajes principales, la inspectora Daniela Gutiérrez, que también lleva a cuestas la mochila de su pasado y, en cierto modo, se encuentra ante un dilema moral que le hace preguntarse si está a favor o en contra de Talión, el nombre con el que la opinión pública ha bautizado al justiciero que anda suelto. Como miembro del cuerpo policial, la inspectora Gutiérrez tiene claro que su misión es detener a Talión; pero por otro lado piensa a ratos que está muy bien que alguien haga justicia, ya que los encargados de hacerlo no siempre cumplen con su trabajo, o no lo hacen del todo bien.

Ya comentaba al principio que desde el primer capítulo me sentí identificada con Marta, al menos con su situación; pero es que a veces también me han dado ganas de tomarme la justicia por mi mano, aunque finalmente nunca lo haya hecho. Y precisamente este fue uno de los puntos más discutidos en nuestro encuentro con Santiago, porque aunque todas las yincaneras en pleno teníamos claro que estábamos del lado de Marta, con lo difícil que suele resultar por lo general empatizar con los malos, el autor nos comentó que se había encontrado con gente que pensaba que no está nada bien eso de tomarse la justicia cada uno por su mano, y que Marta debía ir a la cárcel como mínimo. Este es para mí uno de los puntos fuertes del libro, porque al menos en mi caso me pasé toda la lectura preguntándome si yo habría sido capaz de llevar a cabo todo lo que hace la protagonista. Supongo que a todos nos pasa eso de sentir indignación, impotencia o cabreo cuando vemos en las noticias la cantidad de cosas que pasan y la cantidad de gente que está libre cuando en realidad debería estar entre rejas, y seguro que más de una vez nos habría encantado tener a nuestro alcance los medios para hacerles pagar por todo. Y ya desde las primeras páginas sentiremos esa impotencia, cuando la historia comienza con el hallazgo del cadáver de una niña que muestra señales de haber sido además violada.

Por supuesto, encontraremos también en esta historia a un buen número de personajes secundarios, sin los cuales no sería posible que pasara todo lo que se va sucediendo en la trama. Conoceremos más de cerca a esos enfermos psiquiátricos a los que "las voces" les piden que hagan algo muy malo; a esas mujeres que vienen a España pensando que van a tener una vida mejor y acaban siendo explotadas sexualmente por las mafias; a esos niños que sufren el acoso de los demás, sólo por el hecho de ser diferentes; a aquellos que pudieron llegar a ser algo en la vida y acabaron tomando el mal camino... Y por supuesto a quienes están detrás de todos ellos, que son muchos más aunque no los mencione a todos. Y Santiago nos ayudará a que entendamos los motivos por los que hacen las cosas que hacen, aunque desde luego en ocasiones estas cosas nos puedan llegar a horrorizar.

Lo único que quizá me ha chirriado un poco ha sido la facilidad con la que le salen las cosas a Marta Aguilera. El autor nos dejó claro que la novela es fantasía, y que había elegido precisamente a una periodista de sucesos porque se supone que lo tiene más fácil para conocer a gente de todo tipo, para haber visto de todo y para no asustarse de casi nada. Pero sí es cierto que en algunos momentos me sorprendió que todo le saliera tan a pedir de boca; por muchas agallas que uno tenga, o por mucho que le dé igual todo porque sabe que le queda poco tiempo de vida, no debe de ser nada fácil enfrentarse a unos mafiosos, hacerse con un arma, y todo este tipo de cosas chungas, que parece que Marta ha hecho durante toda su vida, pero que no quiero desvelar. Aunque también es cierto que la novela se lee tan bien y es tan sumamente adictiva, que hasta eso se lo perdono. Y además, lo cierto es que me parece estupendo que una lectura te haga reflexionar tanto e incluso plantearte cosas que en teoría no están bien, pero no puedes evitar planteártelas.

En resumen, un libro totalmente recomendable, que engancha desde el primer momento, que te hace pensar y que se lee estupendamente.


jueves, 27 de septiembre de 2018

Caída libre - Neus Arqués

Ángela es una editora menopáusica en la cuerda floja cuyo autor estrella desaparece; para encontrarlo, deberá adentrarse en el mundo de las mafias inmobiliarias de la mano del comisario Jotapé Castillejos. Carolina se juega la promoción profesional cuando un amante despechado la amenaza con divulgar pruebas de su exuberancia sexual. Luisa lo dejó todo por una historia de amor que ahora le pasa factura en forma de mobbing.

Las tres mujeres viven en el barrio barcelonés de Gracia, cuya gentrificación se acelera. No saben a dónde van, pero sí saben que no llegarán donde iban, porque el camino trazado ha desaparecido. Sus crisis privadas se cruzan entre sí y con la crisis socioeconómica general.


Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Roca Libros, 2018
Descripción física: 320 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-08-17092-9
CDU: 821.134.2-31"20"
Signatura: N ARQ cai
Precio: 17,90 euros en Casa del Libro.


Este ha sido mi estreno con Neus Arqués, autora a la que hasta ahora no conocía de nada; con esta novela, de reciente publicación, Neus ha resultado además ser la ganadora de la quinta edición del Premio Internacional de Narrativa Marta de Mont Marçal.

La historia que aquí se nos cuenta es la de tres mujeres que, aparentemente, no tienen nada que ver unas con otras pero que, por circunstancias de la vida, acaban viendo cómo sus caminos se cruzan. Ángela trabaja en una editorial, y tiene la espada de Damocles sobre su cabeza porque la sección que dirige no está pasando por su mejor momento; a ello se suma su edad, ya cercana a los cincuenta años, esa temida franja en la que es cada vez más complicado encontrar trabajo. Por si esto fuera poco, acaba de quedarse viuda y su hija, que ya no es una niña, se aleja cada vez más de ella e incluso se está planteando irse a vivir con su novio. Por eso, cuando se reencuentra a través de Facebook con Roberto Iglesias, un antiguo compañero de la facultad de Económicas, y éste le cuenta una historia rocambolesca sobre los líos de dinero en los que anda metido con nada menos que la mafia rusa, Ángela cree haber encontrado la solución a sus problemas laborales: la historia de Roberto da para escribir un libro, y desde luego ella será la encargada de hacer un trato con su protagonista para que esa historia llegue a publicarse, porque seguro que será un auténtico bombazo; lo malo es que cuando parece que todo va sobre ruedas, Roberto desaparece sin dejar rastro.

Por su parte, Carolina trabaja como directiva en una empresa de productos alimenticios y, gracias a una nueva campaña con la que espera lanzar un producto muy novedoso, ve que está cada vez más cerca su ascenso a un puesto de mayor responsabilidad. Claro que sus compañeros trepas no se lo pondrán nada fácil, que ya sabemos todos cómo funcionan las cosas en la mayoría de las empresas... En su "otra" vida, la que lleva cuando no está en el trabajo, Carolina es una mujer de lo más liberal, que no tiene pareja fija y prefiere ir picando de flor en flor, casi siempre con desconocidos; sin embargo será uno de ellos, al que conoceremos como Presidiario, el que le complicará la vida un poco más que el resto. Y es que amenaza con nada menos que hacer públicas unas fotografías de ella, un poco subidas de tono, que le ha hecho en uno de sus encuentros esporádicos.

Nuestra tercera protagonista, Luisa, trabaja en el centro cultural de su barrio y está viviendo unos momentos nada fáciles: sigue compartiendo lugar de trabajo con Jaime, su marido, con el que tiene un hijo; Luisa le ha sido infiel a Jaime y se están separando, y además ella se encuentra embarazada de su actual pareja, Danny, un rockero venido a menos que por cierto fue uno de los personajes que más me gustó, y es que me cayó genial a pesar de tener su puntito macarra. Los compañeros de trabajo de Luisa y Jaime han tomado partido por él, que además es el jefe, y entre todos le hacen cada día el vacío a ella, a la que consideran poco menos que un mal bicho. Además, Jaime también está saliendo con otra persona, la Gorda Sebosa como la llama Luisa, que parece que a lo único que se dedica es a inmiscuirse en la educación del hijo que el matrimonio tiene en común, y también a malmeter entre la expareja, obligando incluso a Jaime a interponer demandas judiciales, con lo cual todo se hará mucho más cuesta arriba.

Las tres mujeres viven en el barrio barcelonés de Gracia, que es casi como si fuera otro personaje más dentro de esta historia; y es que la autora describe muy bien el ambiente del barrio, los lugares por los que los personajes se mueven, las relaciones entre vecinos, y hasta el transporte público. Y como no podía ser de otra manera, la vida de nuestras tres protagonistas, del mismo barrio, acabará confluyendo de una forma totalmente natural. Por supuesto, conoceremos también a muchos otros personajes secundarios que son los que "colaborarán" para que esto sea posible; además de los que ya he citado, destacaría también aquí a Mía, una joven que trabaja como asistente personal para un matrimonio de rusos, Irina y Serguéi, de esos nuevos ricos (riquísimos) que tanto abundan ahora, y cuyos deseos debe estar siempre dispuesta a satisfacer, por muy surrealistas que sean. Precisamente es a través de Mía como se cruzan en cierto modo los caminos de las tres protagonistas. Y por supuesto, no puedo dejarme atrás al comisario Castillejos, que será el encargado de llevar el caso de la desaparición de Roberto Iglesias, sin el cual no será posible la publicación del libro que Ángela tiene en mente.

Como vemos, nos encontramos ante una trama que está de completa actualidad, y es que son muy comunes los problemas a los que se suelen enfrentar las mujeres (aunque también tengo que decir que de un tiempo a esta parte me da la sensación de que a veces hay mujeres que se quejan por quejarse, y otras que lo sacan absolutamente todo de quicio): acoso laboral, dificultad para trabajar a ciertas edades, una sociedad que en algunos aspectos todavía sigue siendo muy machista... En esta lectura veremos todo eso perfectamente reflejado, y es que cada una de nuestras tres protagonistas se enfrenta a todo tipo de problemas en este sentido. Sin embargo, y aunque el libro se lee muy bien porque está escrito de una forma muy amena, me ha costado mucho identificarme con las protagonistas; no es obligatorio tener que identificarse con nadie, pero por lo general en los libros siempre hay algún personaje con el que como lector puedes tener más empatía. No ha sido este mi caso, porque aunque me ha gustado poder ver el barrio, la vida, las relaciones a través de los ojos de estas tres mujeres, la situación y el carácter de todas ellas me ha parecido totalmente ajeno excepto los sofocos de la pobre Ángela, que no estoy pasando por la menopausia como ella, pero eso de ir con el abanico a todas partes sí me ha resultado de lo más familiar porque lo llevo sufriendo desde que era adolescente.

También me ha resultado muy llamativo el hecho de que a lo largo de la novela se incluyan tantas expresiones (a veces frases enteras) en otros idiomas; si sabes algo de inglés no te costará mucho enterarte de lo que está pasando, pero por ejemplo me puse en el lugar de mi madre y creo que a ella se le habrían escapado algunas cosas si hubiera leído la novela. Y hay cosas que creo que son lo suficientemente importantes en la trama como para enterarse de lo que está pasando; en otros casos son simplemente palabras sueltas, pero creo que no habría estado mal alguna nota a pie de página para aclararlo. Sin embargo destacaría, como nota positiva, que la lectura sí me ha hecho reflexionar sobre las trabas que a veces las mujeres nos ponemos a nosotras mismas, cuando sería mucho más productivo aunar fuerzas. Y sobre todo ha hecho hincapié en algo que yo ya sabía pero que aquí se hace muy patente: las mujeres somos por lo general fuertes y podemos conseguir prácticamente todo lo que nos propongamos.

Por todo ello, y aunque este libro no pasará a mi historia literaria como uno de esos que te dejan huella para siempre, creo que sí es una lectura recomendable. Lectura que por cierto ha sido posible gracias a #SoyYincaner@, la iniciativa de Kayena y Carmina, y por supuesto a Roca Libros por el ejemplar que me ha facilitado.


sábado, 22 de septiembre de 2018

Talión, de Santiago Díaz - Presentación en Madrid

Ayer por la tarde, varias yincaneras integrantes del comando Madrid tuvimos la inmensa suerte de pasar una velada de lo más agradable en compañía de Santiago Díaz, de cuya prinera novela, Talión, estamos haciendo una lectura simultánea. Además el sitio elegido no pudo ser mejor: el famosísimio Café de Oriente, en plena plaza del mismo nombre, con vistas a nuestro madrileño palacio real. Para remate, en esta ocasión yo llevaba los deberes hechos y había llegado a tiempo de terminar la novela, porque últimamente mis encuentros con autores estaban siendo de lo más desastroso y como iba sin haber leído nada, me perdía en cuanto los asistentes se ponían a charlar sobre detalles concretos de las lecturas... La pena en esta ocasión fue que mi madre no pudo acompañarme, porque le habría encantado conocer en persona a Santiago, sobre todo desde que le conté que es uno de los guionistas de El secreto de Puente Viejo; y es que es fan absoluta de la serie desde hace ya unos cuantos años.

Primero llegó Jorge, el hermano de Santiago, al que yo aún no conocía pero sí mis compañeras yincaneras. Y no tuvimos que esperar mucho rato hasta que apareció el autor acompañado de Fátima Santana, del departamento de prensa de la editorial Planeta. Nos habían reservado en el café de Oriente un rinconcito, al que nos dirigimos para acomodarnos como si en realidad hubiéramos quedado para tomar algo con unos amigos; aunque finalmente así fue, porque tanto Santiago como Jorge y Fátima son encantadores y nos hicieron pasar una tarde estupenda en su compañía. Además, cuando llegó el momento de pedir nuestras consumiciones, le descubrimos a Santiago la sidra Ladrón de manzanas, que no conocía y que según nos dijo luego, le encantó.

Por supuesto hablamos largo y tendido de su novela, que casi todas nosotras habíamos leído y que originó un debate de lo más interesante. Y es que no es para menos; os dejo la sinopsis que Planeta refleja en su web:

Marta Aguilera, una periodista comprometida con su oficio, recibe una noticia que cambiará su destino: un tumor amenaza su salud y apenas le quedan dos meses de vida.

Sin nada que perder ni nadie a quien rendir cuentas, Marta siente que la realidad es un lugar amenazante y decide ocupar el tiempo que le queda impartiendo JUSTICIA.

En una carrera contrarreloj por su propia vida y contra la inquebrantable inspectora Daniela Gutiérrez, Marta Aguilera tratará de aplicar su particular ley del talión.

Como no podía ser de otra manera, una de las primeras preguntas que le hicimos fue cómo surgió la idea de escribir una historia sobre alguien que se toma la justicia por su mano como hace Marta Aguilera, la protagonista de Talión. Y también surgió la cuestión de que los dos personajes más importantes de esta historia sean mujeres; Santiago tuvo clara la respuesta, y es que nos dijo que sabía de antemano que los personajes femeninos le iban a proporcionar muchísimos más matices que si en lugar de una asesina y una inspectora de policía se hubiera tratado de dos hombres.

También hablamos mucho sobre el desarrollo de la propia historia, porque estoy segura de que en algún momento de nuestra vida a todos nos habría encantado hacer lo mismo que Marta y librarnos de tanta gene indeseable como hay por el mundo. Aquí hubo un buen debate emtre todos nosotros, porque Santiago nos decía que la mayoría de la gente que había leído su novela estaba a favor de Marta, pero había algunos que pensaban que ella no era nadie para juzgar a nadie, por mucho que la protagonista de su novela se dedicara a quitar de en medio únicamente a asesinos, pederastas y traficantes de droga, entre otros. Tampoco quiero desvelar muchas más cosas, porque dentro de unos días publicaré la reseña sobre este libro y entonces tendré ocasión de hablar de la novela con un poco más de detalle.

Después de nuestra animada charla, dedicamos otro rato a que Santiago nos firmara ejemplares del libro. En ese momento tuve ocasión de hablar con él con un poco más de tranquilidad, y fue cuando le confesé que, independientemente de lo que hubiera hecho Marta, sólo con leer la sinopsis de la novela a mí ya me había ganado para su causa, y es que no todos los días te encuentras con que el protagonista de la novela que te vas a leer ha pasado por lo mismo que tú; me refiero a lo del tumor que te condena a pocos meses de vida, no a lo de ir matando gente aunque a veces ganas no me falten... Parece que esto a Santiago le interesó bastante, y de hecho me preguntó si no me había removido por dentro leer algo así, que quizá me habría podido echar atrás a la hora de leer su novela, porque hay gente a la que no le gusta demasiado hablar de estas cosas. Ya le aclaré que no, que después de tantos años podía hablar de cáncer y de tumores sin que se me revolvieran las tripas ni me invadiera el mal rollo, y que ni el mismísimo Camilo José Cela había conseguido matarme cuando estuve en el hospital. Como una imagen vale más que mil palabras, os pongo una que lo explica, porque supongo que al leer esto se os habrá quedado la misma cara que se le quedó a Santiago.

Fragmento de La colmena
Después de que todos nos lleváramos nuestro ejemplar dedicado, estuvimos haciéndonos unas fotos con Santiago y con su hermano Jorge; por cierto, hubo algo que Santiago nos dijo que le había hecho mucha ilusión, y es que normalmente cuando va a algún sitio lo presentan como "el hermano de Jorge", y sin embargo en esta ocasión fue a Jorge al que nos presentaron como "el hermano de Santiago". Como veis, fue una tarde de lo más agradable, tanto por el entorno como por la compañía y desde luego por la charla tan animada que tuvimos. Y es que da gusto pasar ratos así.


jueves, 20 de septiembre de 2018

La mirada de la ausencia - Ana Iturgaiz

El 21 de febrero de 1874 el ejército carlista cerca Bilbao. En la ciudad asediada están Javier Garay, un fotógrafo de postales eróticas, e Inés Otaola, una planchadora sin trabajo a la que el hambre obliga a ejercer de modelo para Javier.

Javier aspira a ejercer de reportero de guerra para los periódicos más importantes del país; la ocasión le llega cuando el gobierno liberal le propone infiltrarse tras las líneas enemigas. Lo que no imagina es que Inés lo arrastrará al campo de batalla con él.

Inés, expulsada hace cinco años del caserío familiar, nunca imaginó que regresaría a su hogar. Tampoco sospechó que el fotógrafo sería su oportunidad para huir de la ciudad destruida. En medio de la destrucción, ambos se convierten en el refugio del otro.


Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Roca Libros, 2018
Descripción física: 384 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-17-30500-0
CDU: 821.111-31"20"
Signatura: N ITU mir
Precio: 18,90 euros en Casa del Libro.


Aún no me había estrenado con Ana Iturgaiz, pero gracias a la iniciativa #SoyYincaner@, de Kayena y Carmina, y también a la editorial Roca Libros, que me ha facilitado un ejemplar para reseñar, he tenido ocasión de leer, unos días antes de que se publicara, esta novela que traigo hoy.

Como vemos, la historia se sitúa a finales del siglo XIX, con el enfrentamiento entre liberales y carlistas y el consiguiente sitio de Bilbao, en el marco de la Tercera Guerra Carlista. Por un lado conoceremos a Javier, un fotógrafo que trabaja en el estudio de su futuro suegro, con cuya hija va a casarse, y que aparentemente es feliz retratando a familias también felices, y tiene la vida resuelta; sin embargo nadie sabe de su "otra vida", esa en la que, a escondidas en su apartamento, se dedica a fotografiar a chicas en posturas sugerentes. Será vendiendo esas fotografías como realmente hace dinero. Sin embargo él aspira a algo más; no está dispuesto a pasarse la existencia fotografiando a padres de familia con su prole, ni tampoco a arriesgarse a que su familia política sepa a qué se dedica cuando no está trabajando en el negocio familiar. Su sueño es convertirse en reportero gráfico y mostrar a todo el país imágenes reales de la guerra.

Por su parte, Inés trabaja como planchadora en casa de una familia adinerada; pero por un suceso de lo más absurdo pierde su trabajo. Se encuentra desesperada, y es que ella es ahora la encargada de sacar adelante a su familia: vive en Bilbao con su abuela, que a sus años cada día está un poco más alejada de la realidad en la que vive e incluso a veces piensa que Inés es en realidad su madre; con su hermano Ignacio, un adolescente que está dispuesto a alistarse en el ejército para luchar por sus ideales; y con el señor Francisco, un vecino de toda la vida a quien Inés quiere como si en realidad fuera un abuelo para ella. Lo que Inés nunca sospechará es que, el mismo día en el que pierde su trabajo, su vida se cruzará con la de Javier; aparentemente son dos personas de mundos diferentes que no tienen nada que ver, pero ese día cambiará todo, cuando Inés descubra el "otro" trabajo de Javier y le propondrá posar para él a cambio de dinero que llevar a casa.

Estamos ante una novela principalmente histórica, pero es también mucho más. Por supuesto es la historia de una guerra, absurda como todas las guerras, que enfrentará a gente que en otras circunstancias quizá no se habría enfrentado. Pero es también, y sobre todo, la historia de Inés y Javier, dos personas completamente diferentes que al cruzarse nos mostrarán las dos caras de una misma realidad. A través de ellos conoceremos detalles sobre los dos bandos en esa guerra que tiene lugar en Bilbao; las motivaciones políticas e ideológicas de cada uno de los personajes; e incluso también llegaremos a conocer con todo detalle tanto la ciudad de Bilbao como sus alrededores. Y es que Ana Iturgaiz retrata con toda maestría los diferentes escenarios en los que tiene lugar la trama, desde los espacios urbanos de la capital hasta los pueblos pequeños de las cercanías, o incluso los propios campamentos en los que los altos mandos militares diseñan la estrategia que seguirán en el campo de batalla mientras los soldados aguardan órdenes. También será a través de Javier e Inés, de su entorno y de su relación con sus respectivas familias, como descubriremos distintos tipos de amor: amor de hermanos, amor de amigos, amor de amantes, amor a unos ideales, a una forma de vida, a la tierra que te vio nacer... Todo ello teñido en cierto modo de la tristeza que supone tener que vivir una guerra.

Algo que me suele gustar mucho cuando leo una novela, y que Ana consigue a la perfección, es sentirme identificada con los personajes; por supuesto está claro que es imposible identificarse con todos ellos, pero sí es cierto que la autora consigue que nos resulten creíbles, y eso para mí es muy importante. Por suerte nunca he vivido una guerra en primera persona así que no sé exactamente cómo es el ambiente que se vive, el temor de salir a la calle sin saber si volverás a casa, el miedo a estar en el sitio equivocado en el peor momento... Pero a través de la prosa de Ana, que por cierto me ha encantado, conseguiremos vivir esa atmósfera opresiva que viven los personajes a lo largo de toda la historia. Además de leerse muy bien, porque no se hace nada pesada y ya digo que la prosa es una maravilla, la autora es capaz de sumergirnos por completo en aquellos momentos de contienda que se vivieron en Bilbao durante esta guerra entre liberales y carlistas. Leí en la contraportada del libro que Ana estudió Historia, y la verdad es que se nota que la historia le gusta porque se ha debido de documentar increíblemente bien para describirlo todo con tanto detalle, desde las descripciones de los lugares o de los personajes hasta de mapas o técnicas fotográficas, algo que personalmente me resulta de lo más interesante.

A modo de resumen, sólo me queda decir que con La mirada de la ausencia he disfrutado muchísimo, y que de momento ha pasado a estar en mi lista de mejores lecturas de 2018. Una historia tan bonita, y sobre todo tan bien contada, creo que se quedará conmigo incluso cuando haya pasado mucho tiempo después de haberla leído. Y además fue precioso el momento en el que descubrí por qué lleva este título. Tanto si os gusta la novela histórica como si simplemente queréis encontraros con una historia de amor (y más), seguro que no os defraudará.


miércoles, 5 de septiembre de 2018

Un largo silencio - Ángeles Caso

Un largo silencio narra la historia de tres generaciones de mujeres, de la familia Vega, que sobreviven a la Guerra Civil española y que a partir de ahora deberán aprender a afrontar la cruda realidad de la derrota.

Ángeles Caso realiza un retrato magistral de la vida cotidiana de una época terrible de nuestra historia reciente.




Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Planeta, 2006
Descripción física: 222 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-08-06816-7
CDU: 821.134.2-31"19"
Signatura: N CAS lar
Precio: 7,55 euros en la Casa del Libro.


Hacía ya un montón de tiempo que no leía a Ángeles Caso; en realidad hasta ahora sólo había leído una novela suya, Elizabeth, emperatriz de Austria-Hungría, y eso fue allá por el siglo pasado, en 1994, que creo que fue cuando se publicó. Pero hace unos días cayó en mis manos esta novela, que no conocía de nada y con la que su autora ganó el Premio de Novela Fernando Lara en el año 2000; cuando vi que el argumento trataba sobre la Guerra Civil (sobre la posguerra, en realidad), confieso que me dio un poco de pereza, porque hay tanta literatura sobre el tema que a ratos me parece que es una auténtica saturación. Pero como la otra novela no me había disgustado, decidí darle una oportunidad a esta.

La historia está dividida en diez capítulos, algunos de ellos centrados en el punto de vista de uno de los personajes, y nos narra el día a día en la vida de la familia Vega, que siempre ha pertenecido al bando republicano. Durante la guerra huyeron de los bombardeos en su ciudad, y tras unos años fuera las mujeres de esta familia regresan a Castrollano; y regresan derrotadas, cansadas y habiendo perdido muchas cosas. Letrita es la madre de la familia, y en este viaje de vuelta al hogar la acompañan sus tres hijas (Alegría, María Luisa y Feda) y su nieta Merceditas; su marido Publio ha muerto en el exilio y su hijo Miguel ha caído en el frente. Para ellas el regreso resultará muy difícil, ya que no sólo han perdido a algunos miembros de la familia sino que llevan el estigma de los vencidos en la guerra.

Se verán enfrentadas al desprecio de sus vecinos, a la crueldad con la que a veces las tratan los que vencieron la guerra, al miedo de lo que sucede en el día a día... Pero Letrita, siempre pensando en que su Publio, a pesar de ser republicano, no consideraba que la ideología fuera impedimento para la amistad, hace de tripas corazón y decide que tiene que seguir adelante; por Publio, por ella misma y por toda la familia que aún le queda. Así será como iremos conociendo la historia de los Vega, ya que la autora utiliza el recurso de ir atrás y adelante en el tiempo, para irnos contando la vida de esta familia, desde que empezara la guerra hasta que por fin, años después, pueden regresar a su casa; una casa que ya no es la suya, puesto que hasta eso les han quitado. A todas les cuesta levantar la cabeza y salir adelante, y como iremos viendo a lo largo de la lectura, cada una tiene sus propias inquietudes y su forma de ver la vida, el mundo y el conflicto que acaba de asolar España. De esta manera, conoceremos con todo detalle a cada uno de los miembros de esta familia y de cómo todos sus miembros intentarán ser capaces de hacer frente a las pruebas que la vida nos pone delante a veces.

Aunque ya decía al principio que la historia me daba un poco de pereza, me alegro de haberle dado esa oportunidad porque finalmente ha resultado toda una sorpresa, a pesar de ser un tema sobre el que ya se han escrito millones de páginas. Y me ha parecido bastante original que se nos cuenten las consecuencias de la guerra a través de los ojos de varias mujeres, como ya digo cada una con sus inquietudes y su forma de ver las cosas; y es que a pesar de pertenecer a la misma familia, todas son muy diferentes unas de otras. Además la novela me parece que está muy bien escrita, con un ritmo ágil y que se lee bastante bien, a pesar de que en algunos pasajes la he leído con un nudo en la garganta viendo las injusticias que somos capaces de cometer los seres humanos. Es de los libros que, después de haberlos leído, te hacen reflexionar mucho sobre lo que te han contado; incluso en algunos momentos, viendo el odio que destilan algunos personajes hacia otros sólo por el hecho de tener una ideología distinta, me he sorprendido a mí misma pensando que con la situación que tenemos ahora en España no sería nada descabellado que acabáramos cometiendo de nuevo el error de llegar a una guerra civil...

En cualquier caso, se trata de una lectura que me ha gustado mucho, tanto por la historia que nos cuenta la autora, como por la forma en la que está escrita. No he podido evitar sentir simpatía por las mujeres de la familia Vega, y hasta en algún que otro momento se me han llegado a saltar las lágrimas al mismo tiempo que a ellas. Totalmente recomendable, sin ninguna duda.

jueves, 30 de agosto de 2018

Sol, playa y asesinato / Julia Montenegro

Imagen: Amazon
Susana vuelve al pueblo veraniego de sus abuelos creyendo que va a poder descansar y relajarse lejos del estrés de la gran ciudad. Nada más lejos de la realidad... Cuando un cliente del restaurante de su abuelo muere en extrañas circunstancias, acabará involucrado todo el pueblo: un exnovio de Susana, toda la familia del fallecido y su amante, camareros y hasta turistas. 

La protagonista no tiene ni idea de investigar, pero acabará lanzándose para intentar resolver el caso. Giros inesperados, antiguos desamores, amistades descaradas, una trama desquiciante de posible sosprechosos, cuatro abuelas entrometidas y fisgonas y su perrito simpático y descarado... Esto va a parecer cualquier cosa menos una investigación de asesinato.

Edición: 1ª ed.
Publicación: autopublicado, 2016
Descripción física: 278 p.
ASIN: B013GJXAPI
CDU: 821.134.2-31"20"
Signatura: N MON sol
Precio: gratis en Amazon

Este es otro de esos libros que me compro de vez en cuando en Amazon y que al pobre le llega el turno meses después, cuando ya ni me acordaba de él... Aunque esta vez la lectura ha sido breve, porque lo empecé un día por la mañana y al día siguiente por la tarde ya lo había terminado. El título me llamó la atención, que eso de que mezclara sol y playa con asesinatos me sonaba bien; sin embargo ya me quedó claro con el subtítulo que no iba a ser una novela de asesinatos al uso, porque eso de "un misterio refrescante y desenfadado" me pegaba más con una historia en clave de humor.

La historia comienza con Susana, la protagonista, que trabaja en el negocio de su abuelo con su amiga Lisa: las dos son las encargadas de gestionar el hotel Playamar, que además tiene restaurante y cafetería. Ambas son muy diferentes (Susana más estable, Lisa un poco alocada) pero se llevan muy bien desde que eran niñas, trabajan muy a gusto juntas, Susana además lleva pocos meses saliendo con un chico al que Lisa no traga: es Conrado, muy engreído y bastante superficial, que se ve a la legua que utiliza a Susana aunque, como pasa en estos casos, ella es la última en querer verlo. Y es que ha pedido una semana entera de vacaciones para estar allí con ella; ¿cómo va a pensar mal de él, a pesar de los detalles tan feos que tiene en algunas ocasiones? A pesar de todo, parece que a las protagonistas no les va mal la vida, aunque todo se irá al traste cuando un día dos comensales discuten acaloradamente en una de las mesas del restaurante y, poco después, uno de ellos acaba resultando muerto allí mismo. Cosa que, por cierto, me recordó a la primera persona a la que vi muerta en mi vida, que falleció precisamente en un restaurante y se pasó con la cabeza en el flan hasta que llegó el forense a levantar el cadáver...

Después del revuelo que se forma en el Playamar a cuenta del señor muerto, la policía comienza a investigar los hechos porque parece claro que ha sido un asesinato; esto hará que Susana se reencuentre con Edu, su amor platónico de la infancia, que se ha convertido en agente de policía. Al mismo tiempo, las dos protagonistas empiezan a pasarlo un poco mal porque a raíz del suceso ha bajado de manera alarmante el número de clientes del hotel; tendrán que encontrar pronto una solución si no quieren que el negocio que el abuelo de Susana montó con tanto cariño se vaya al traste. ¿Lo conseguirán?

La paz del pueblo costero, por lo general de lo más tranquilo, se verá perturbada con toda esta sucesión de acontecimientos: la aparición de la policía que trastoca los planes de mucha gente; Susana que no sabe qué hacer para mantener a flote el negocio y decide embarcarse ella también en la "aventura" de intentar resolver el crimen; el llamado Club Cotilla, un cuarteto de amigas ancianitas que se aburren como ostras y para pasar el rato también se dedican a meter las narices en todo, hasta acabar con la paciencia del inspector de policía encargado del caso, al que se empeñan en tomar por otra persona... Con todo esto tendrán lugar situaciones a cuál más rocambolesca y surrealista, lo que además hará que la lectura sea muy rápida y entretenida, porque a cada momento están ocurriendo cosas y los personajes no nos darán prácticamente ni un minuto de tranquilidad.

No conocía de nada a la autora, y aunque en estos casos me gusta dejarme sorprender sin saber nada de la trama, me guié un poco por la web de Amazon, en la que catalogan la novela en la sección de policiaca, negra y suspense. En un principio podría parecer que es así, pero en realidad yo diría que es más una novela en clave de humor, a pesar de que desde luego la trama principal gira en torno a una muerte y a la posterior investigación policial. Pero es que los personajes son (algunos) tan estrambóticos y provocan situaciones tan desquiciantes que para mi gusto está claro que lo que destaca en la historia por encima de todo es el toque humorístico que la autora le ha dado a una muerte que investiga la policía; bueno, la policía y todos los demás personajes que se inmiscuyen en todo sin que nadie les haya autorizado a hacerlo.

Me ha resultado una novela de lo más entretenida, que como decía al principio, se lee en un suspiro. También es verdad que ha habido ocasiones en las que con mucho gusto le habría dado un bofetón a algún personaje que otro, a unos por ser tan mezquinos y a otros para ver si así se espabilaban un poco. Aunque la lectura iba a un ritmo tan vertiginoso que enseguida se me pasaban las ganas de abofetear a nadie... En resumen, si lo que os gusta es la novela negra o policiaca pura y dura, no tengo muy claro que os vaya a enganchar esta historia; pero si lo que os llama más es el toque de humor que le ha dado la autora, seguro que os podrá gustar. La historia es perfecta para hacer de ella una de esas películas que ponen los fines de semana en Antena 3, de las que mi hermana dice que son "la película del psicópata de los sábados"; aquí no hay psicópatas, pero sí es cierto que la trama da todo el juego del mundo para un telefilme.

martes, 28 de agosto de 2018

Prométeme que serás delfín - Amelia Noguera

Imagen: Casa del Libro
Una profesora de Primaria aparece asesinada en su aula, dentro de un armario, con la boca y las muñecas enrolladas en papel celo, igual que ella castigó a Sofía, una de sus alumnas. Algunas de sus amigas deciden investigar para encontrar al culpable y así evitar LA CATÁSTROFE. ¿Quién querría ver muerta a Adela? La lista de sospechosos es muy larga, pero muy pronto otro hecho terrible la reduce drásticamente.

A través de sus miradas inocentes pero con la aguda intuición infantil, el lector se adentrará en el mundo de Sofía, la niña hiperactiva que más odiaba a la profesora. También conocerá a su madre, una doctora desesperada que vive solo para su hija. Sin embargo, lo que descubrirá en este camino quizás habría preferido no haberlo sabido nunca.



Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Suma de Letras, 2016
Descripción física: 288 p.; 23 cm.
CDU: 821.134.2-31"20"
Signatura: N NOG pro
Precio: 16,90 euros en Casa del Libro.

Hace ya algún tiempo contaba cómo por casualidad había conocido a Amelia Noguera a través de la iniciativa del libro viajero, por la que recibí su primera novela, Escrita en tu nombre, con la que me cautivó. Posteriormente le fui siguiendo la pista, y a esa lectura le siguieron La marca de la luna, La pintora de estrellas y por último El ángel caído. Prométeme que serás delfín llevaba ya unos cuantos meses esperando su turno, pero para variar mi lista de lecturas pendientes sigue siendo interminable, así que no ha sido hasta ahora cuando por fin he podido leerlo.

Esta vez nos encontramos a una Amelia totalmente distinta a lo que yo estaba acostumbrada; en esta ocasión la historia que nos narra es de lo más actual, ya que por un lado trata sobre los problemas de los recortes que afectan a las escuelas, y por otro de los niños con TDAH y cómo es el día a día tanto para ellos como para sus padres y sus compañeros de colegio y profesores. Y para contarnos mejor esta historia, la autora la narra en dos voces: la voz infantil de una de las niñas del colegio, que va contando todo lo que sucede desde que un día se encuentran a Adela, su profesora, muerta en el aula; y la voz adulta de una de las madres, concretamente la de Sofía, que es quien tiene TDAH y además es la que más a menudo sufre la ira de Adela. Con este panorama, Amelia aprovecha para hacer una crítica bastante dura a la situación en los colegios, a esos profesores desmotivados que les hacen la vida imposible a sus alumnos, a lo incomprendidos que son a veces los niños con TDAH... Situaciones totalmente reales.

Recuerdo que cuando se publicó la novela mi amiga Esther la leyó, porque fuimos unas cuantas las que le habíamos dado tanto la tabarra con que tenía que leer cualquier novela de Amelia, y se decantó por esta; supongo que al ser maestra, le llamó la atención el tema que trataba este libro. Y sin embargo me quedé un poco chafada porque a ella no le gustó demasiado, y es que eso de que recomiendes a un autor y resulte que no aciertas, es un poco frustrante. Yo tenía claro que por fuerza me iba a gustar esta historia, igual que me habían gustado todas las demás, pero después de esto me entraron algunas dudas. Aunque finalmente me decidí a leerla, por curiosidad.

La historia me resultó un poco ajena, más que nada porque hace siglos que fui al colegio, no tengo hijos en edad escolar, y salvo Esther y un par de amigos más, no conozco de cerca a demasiados profesionales de la enseñanza. Y para rematar, tampoco tengo a ningún conocido cercano con un hijo que sufra de TDAH, con lo cual todo me parecía demasiado lejano. En realidad no pasa nada por esto, porque la autora lo cuenta todo muy bien y leyendo esta historia acabaremos sabiendo lo que es el TDAH, cómo es convivir con un niño que lo sufre, y todo lo que acompaña a una cosa así. Y además es fácil seguir el hilo narrativo porque al mismo tiempo que conoceremos detalles sobre Sofía, también veremos cómo los niños se erigen en detectives y deciden resolver por su cuenta el asesinato de Adela, que es quizá la parte más entretenida de toda la historia. ¿Quién habrá sido? ¿Un alumno, un padre, un profesor? Nada está claro, porque Adela era tan insoportable que en realidad cualquiera habría podido tener ganas de acabar con ella en algún momento, incluso nosotros como lectores lo habríamos hecho sin dudarlo; pero hay que descubrir al culpable cuanto antes, para evitar LA CATÁSTROFE. ¿Lo conseguirán? Para averiguarlo tendremos que leer esta historia, y también para saber el motivo de que se titule así, porque a mí al principio me chirriaba un montón ese título pero resulta que también tiene su explicación.

Para resumir, si os interesan las historias que al mismo tiempo sean una crítica social, seguro que Prométeme que serás delfín os resultará interesante, igual que si estáis familiarizados con el mundo de la enseñanza o incluso si tenéis a un niño cercano con TDAH. Si sois maestros no sé si os terminará de gustar cómo la autora retrata a algunos, aunque como siempre en esta vida, se puede generalizar pero en todas partes hay gente buena y gente mala. En mi caso, me ha resultado interesante conocer más detalles sobre estos niños; sin embargo estoy tan acostumbrada a la prosa tan bonita de Amelia en el resto de sus novelas, que leyendo esta ha sido una sensación un poco rara. En más de un fragmento del libro me he sorprendido a mí misma pensando "esta no es Amelia, que me la han cambiado"...

viernes, 20 de julio de 2018

El color gris de la esperanza - Pedro J. Martín

Imagen: Amazon
1 de noviembre de 1755. Un terremoto, con epicentro en Lisboa, sacude la pequeña villa de Huelva. La destrucción es palpable: casas e iglesias han quedado en ruinas, decenas de personas sepultadas bajo los escombros... El sacerdote de la villa, Jacobo del Barco, hará todo lo posible para que sus gentes vuelvan a levantar la cabeza. 

La novela invita a conocer la realidad social de mediados del siglo XVIII: humanismo, miseria, afán de superación, mezquindad... Una novela para conocer nuestra historia, y en la que veremos cómo Huelva cambió para siempre.

Edición: 1ª ed.
Publicación: autopublicado, 2016
Descripción física: 61 p.
ASIN: B01CXJDJFI
CDU: 821.134.2-31"20"
Signatura: N MAR col
Precio: 2,99 euros en Amazon




DOS HERMANOS, LA NOCHE Y EL DÍA

De nuevo me he encontrado leyendo una novela de un autor al que no conocía de nada y que, finalmente, ha resultado ser una sorpresa de lo más agradable. La historia comienza con uno de los famosos terremotos que tuvieron lugar en Lisboa, en este caso el de 1755; se sintió en muchos kilómetros a la redonda, entre otros sitios en Huelva, que por aquel entonces era todavía una pequeña ciudad.


La mayoría de los habitantes de Huelva se encuentran asistiendo a misa en el momento en el que tiene lugar el terremoto, y enseguida llega el caos: angustia, desesperación, miedo... Cuando la tierra vuelve a la calma, el panorama es desolador y prácticamente todas y cada una de las familias han perdido a alguien. Pero el autor se centrará en una familia en concreto: un padre pescador y sus dos hijos, que desgraciadamente pierden a su madre durante el terremoto. Desde ese momento su vida cambiará por completo, ya que precisamente era su madre, Carmen (un nombre muy propio para una persona cuya vida está ligada al mar), el nexo de unión entre todos los miembros de la familia; y tras su muerte, el padre verá con desesperación cómo sus dos hijos se van separando cada día un poco más.

Por otro lado conoceremos al párroco de la villa, el padre Jacobo del Barco, que siente una especial predilección por el mayor de los hijos de esta familia, y que moverá todo lo que está en su mano para ayudarlos a salir adelante. Conoce a todos desde hace muchos años y sabe que sin Carmen lo van a tener difícil, sobre todo porque ambos hermanos no pueden ser más diferentes, y además su padre está tan destrozado por la muerte de su mujer que no es capaz de centrarse en mantener la unidad de su familia. Todo el pueblo se dispondrá a salir adelante, a reconstruir todos los edificios que han sido destruidos por el terremoto, y a seguir con sus vidas en la medida de lo posible; y cuando llegan trabajadores de otros lugares, entre ellos Laura, la hija de uno de los maestros de obras, el mundo de los dos hermanos se pondrá patas arriba.

Los personajes están muy bien cuidados, y no podremos evitar sentir simpatía por algunos de ellos; aunque en el caso de los malos también sentiremos rechazo hacia ellos, o ganas de matarlos, por ejemplo. Aunque como siempre digo, es lo ideal de una novela, que el autor sea capaz de transmitir todo tipo de sensaciones; y desde luego Pedro lo consigue, además de mostrarnos su evolución a lo largo del tiempo. También haremos un viaje en el tiempo por la Huelva de aquellos años de mediados del siglo XVIII, por lo que podríamos decir que nos encontramos ante una auténtica novela costumbrista, porque el autor describe tan bien los lugares, los paisajes, los edificios, el mar..., que al leer esta novela será como si estuviéramos presentes en todos esos sitios.

A modo de resumen, diría que la novela me ha gustado mucho porque hace un recorrido espectacular por la vida de todas estas personas que un día deciden salir adelante; un retrato auténtico de estos dos hermanos que son tan diferentes; y sobre todo porque nos hace reflexionar sobre nuestra condición como personas, nuestras motivaciones para hacer unas u otras cosas, nuestras reacciones ante las situaciones que nos pone delante la vida... Es de esas historias que, incluso semanas después de haberlas leído, te sorprenden porque de repente te encuentras recordando alguno de sus pasajes. Creo que le seguiré la pista al autor, sin duda.

lunes, 16 de julio de 2018

Laín, el bastardo - Francisco Narla

Era huérfano, y bastardo, pero su ilusión estaba clara: que cuando su padre, don Rodrigo Seijas, señor de San Paio, volviera de las Cruzadas, estuviera orgulloso de él. Por eso había escalado el roquedal hasta conseguir un polluelo de halcón, que criaría para regalárselo. Pero las malas noticias llegaron al fin: don Rodrigo no iba a volver. Y ahí empezó todo.

Expulsado por su hermanastro, será acogido por Guy de Tarba y, con él, Laín se embarcará en un viaje de peligros y aventuras. De Galicia pasarán los Pirineos y, en Venecia, embarcarán a la Palestina y allende ultramar. Perseguido por los templarios, Laín será traicionado, embaucado, torturado…, pero se convertirá en un hombre, en un héroe. Y lo mantendrá vivo una única esperanza: la venganza.

Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Edhasa, 2018
Descripción física: 768 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-43-50631-9
CDU: 821.134.2-31"20"
Signatura: N NAR lai
Precio: 22,80 euros en la Casa del Libro.



UN VIAJE EN BUSCA DE VENGANZA

Los habituales del blog ya sabéis más que de sobra que soy lectora incondicional de Francisco Narla desde que los descubrí, a él y a su novela Assur, de forma totalmente casual hace ya algún tiempo, allá por 2012. Hoy os traigo su última obra, que ha sido publicada este mismo 2018, y que además fue galardonada con el I Premio Edhasa Narrativas Históricas; y es que, aunque Narla ha escrito algunas novelas encuadradas en otros géneros, la mayoría de sus libros son de temática histórica. Y después de haber leído este, no puedo más que decir que desde luego el premio es totalmente merecido.
Con Laín, el bastardo nos remontaremos a la Edad Media europea, concretamente a la Castilla en la que entonces reina Alfonso X el Sabio; y además viajaremos por rincones de lo más exótico, siempre de la mano de Laín, el protagonista. Lo interesante es que la historia no la conocemos directamente a través de él, sino que Narla ha recurrido a otro personaje; se trata de Martín Códax, un trovador gallego que existió realmente aunque se conocen muy pocos datos sobre él. Su camino y el de Laín se cruzarán en determinado momento, y será precisamente el trovador quien nos vaya desgranando la historia del protagonista. Además, y haciendo un guiño a las cantigas, cada capítulo de los 22 que conforman la novela es una estrofa con un título y un pequeño fragmento de un texto de la época. Así, será Martín Códax quien nos cuente la historia de Laín, y por su parte será un narrador omnisciente quien nos cuente la de Martín.

Sabremos, pues, que Laín es hijo bastardo de Don Rodrigo, señor de San Paio; y también sabremos que tanto Urraca, la esposa del señor, como Fruela, su hijo legítimo, odian a Laín a muerte. Él intenta vivir pasando lo más desapercibido posible, pero el día en el que Don Rodrigo parte a las Cruzadas, y más aún el día en el que reciben la noticia de que han perdido su pista, Laín sospecha que su suerte está echada y que, en cuanto puedan, intentarán deshacerse de él. Por eso, y porque considera que es su obligación, decide partir a tierras lejanas en su busca; y en este viaje lo acompañará Guy de Tarba, que es fiel al señor de San Paio. Las últimas noticias de Don Rodrigo los dirigen hacia Palestina, y será allí donde encaminen sus pasos, en un principio con un grupo de templarios y más tarde con Ciriaco, un amigo de Guy.

En este periplo, en el que prácticamente atravesarán medio mundo, nos cruzaremos, a través de sus ojos, con lugares míticos y personajes históricos; y esto es algo que Francisco hace muy bien y que además tiene su lógica, porque no es nada descabellado que el protagonista de la novela se encuentre, en momentos determinados, con personajes que existieron realmente en la época en la que suceden los hechos. Así, en Venecia conoceremos a la familia del futuro Marco Polo y los eternos enfrentamientos entre güelfos y gibelinos; por supuesto sabremos más sobre los caballeros templarios y las Cruzadas; e incluso conoceremos a los hashashin, las antiguas leyendas que envuelven la figura de Gengis Kan, o la ciudad de Qara Quorum, capital del imperio de los mogoles. Todos los personajes, cada uno a su manera, dejarán su huella en los lectores; por supuesto unos para bien y otros no tanto, pero seguro que todos nos provocarán una u otra impresión, ya sea porque son personajes históricos a los que ya conocíamos de antes, o porque en su carácter o en sus comportamientos reconozcamos a alguien. A mí personalmente, además de encontrarme con personajes a los que ya conocía, me hizo especial ilusión que se citara a la princesa Kristina de Noruega, y también enterarme de los motivos por los cuales uno de los personajes se llama Egeria. Y desde luego, como es costumbre en este autor, la labor de documentación es increíble; además de los personajes, tanto las localizaciones como los propios hechos históricos están perfectamente ambientados, y no hay nada fuera de lugar.

Es tal el grado de perfeccionismo que incluso podremos disfrutar (o no) del ambiente que se vivía en la Edad Media, de los olores, de los platos que se cocinaban, del calor abrasador del desierto y de los paisajes castellanos, entre otros. Y como casualmente ando estos días estudiando para un examen de historia medieval, me resultaba todo de lo más familiar; con lo cual el disfrute de la lectura ha sido doble, porque desde luego en las casi 800 páginas del libro he aprendido más que leyendo cualquier manual de historia de esta época, y además contado de una forma muy amena que hace que las páginas se te vayan pasando en un suspiro. Otra cosa que me gusta muchísimo, y que es algo a lo que Francisco Narla ya nos tiene acostumbrados, son sus habituales cuadernos de notas, que suele incluir al final de sus novelas y que utiliza para explicar los motivos que lo han llevado a elegir uno u otro nombre para un personaje o un lugar, o las posibles licencias que haya decidido tomarse, por ejemplo.

En casi todas sus novelas juegan un papel muy importante los animales; y en el caso de Laín no podía ser diferente. Nuestro protagonista es un niño que desde siempre ha tenido mejor relación con los animales que con las personas, y entre sus fieles compañeros de aventuras contaremos con la presencia de sus perros Lúa y Lume, su halcón Landra, o su hurón Lisco, que por supuesto tendrán sus momentos de protagonismo también. Aunque también es cierto que a lo largo de las páginas de la novela se irá, por su parte, transformando la relación entre Laín y Guy; una relación de lo más especial, y que para mí fue una de las mejores cosas de la historia, porque el personaje de Guy es también de lo más entrañable a pesar de su aspecto. Y por supuesto qué decir de la narrativa de Narla, tan detallista y con esa prosa tan bien cuidada, que es su auténtica seña de identidad. Esto, unido a lo bien trabajados que están los personajes, hace que siempre sea una delicia leer cualquiera de sus obras.

El día que coincidí con Francisco en la feria del libro de Madrid le dije que había empezado a leer la novela justo la noche anterior y que en algo menos de un par de horas ya llevaba leídas unas 150 páginas; y no sólo eso, sino que en esos primeros capítulos ya había conseguido hacerme llorar. Siempre me resulta increíble esa capacidad que tiene el autor para hacer que te pongas en la piel de los personajes de sus historias, que sufras con ellos, que te alegres de las cosas buenas que les pasan, y que no puedas evitar pasarte toda la lectura intentando intuir qué les ocurrirá. Y como no podía ser de otra manera, lo ha vuelto a conseguir y me ha dejado con ganas de más, porque esta novela y sus personajes son de los que te siguen acompañando durante una buena temporada, aunque haga semanas que la has leído.

Casi siempre suelo recurrir a algo que suele decir Francisco, y es que en todos sus escritos siempre pone alma, corazón y vida. Cuando leí Assur me reencontré con mis queridos vikingos mientras viajaba por tierras gallegas, con Ronin descubrí el Japón medieval y una parte de nuestra historia que conocía muy poco, con Caja negra estuve en vilo la mayor parte del tiempo, con Los lobos del centeno conocí secretos y leyendas de Galicia, con Donde aúllan las colinas vi claramente ese alma, ese corazón y esa vida de sus novelas... Ya el año pasado me dijo que esta última era su mejor novela, y este año me dijo lo mismo de Laín; y a pesar de que el listón ya estaba muy alto y de que después de tantos años mi corazón sigue teniendo un hueco enorme para Assur, en esta ocasión no he podido evitar enamorarme de Laín, que me ganó sin remedio ya desde las primeras páginas, y cuya transformación de niño en hombre he vivido casi en primera persona.