Nuestras estanterías

Mucha gente me ha preguntado en numerosas ocasiones cómo tiene organizados sus libros en casa una bibliotecaria; por supuesto tengo compañeros bibliotecarios que en el trabajo son de lo más metódicos y sin embargo en casa son todo lo contrario. En mi caso, reconozco que soy una maniática del orden tanto en el trabajo como en mi vida privada, así que como no podía ser de otra manera, esto se ha visto siempre reflejado en mis libros (bueno, a veces incluso en los botes de especias y en los medicamentos, pero ese es otro cantar...).

Hay gente que se sorprende cuando lo digo, pero todo se encuentra organizado siguiendo la CDU; en realidad no es tan rígida como debería, pero para una clasificación general por materias en una biblioteca pequeña, como es el caso, la verdad es que resulta bastante útil. Así, según los dígitos de la CDU, tendríamos en primer lugar las enciclopedias y diccionarios, la filosofía, ciencias sociales, etc. Eso sí, dentro de cada materia únicamente se ha seguido el criterio de ordenar los libros por orden alfabético de título; menos en el caso de la literatura, en el que el orden seguido es por orden alfabético de apellido del autor correspondiente, y dentro de cada autor por orden alfabético de título.

En la siguiente imagen tenemos la pared que ocupan los diccionarios, las enciclopedias, la biblioteconomía, la filosofía, las ciencias sociales, las ciencias naturales y las ciencias aplicadas; a continuación están las bellas artes y todo lo relacionado con la lingüística.


Después tenemos el grueso de la biblioteca, es decir, la literatura. Como os decía, en este caso el orden que se sigue es el alfabético por apellido de autor, y en el caso de que haya varios libros de un mismo autor, éstos se ordenan alfabéticamente por título. Hay quien los ordena por géneros, o por sagas, o según le caben en las baldas; hay órdenes para todos los gustos, pero lo importante es siempre tener claro dónde está cada libro, independientemente del sistema que hayamos elegido para buscarle su sitio.


En la siguiente imagen tenemos el resto de las obras literarias, y por último, en las baldas inferiores, los libros dedicados a la geografía, las biografías y la historia. También hay unos cuantos revisteros, en los que las publicaciones se han ordenado alfabéticamente por su título.


Por supuesto, no podía faltar un rincón de lectura con un sillón y una lámpara, que en este caso se ha colocado entre las dos estanterías dedicadas a las obras literarias. En las dos baldas que están encima del sillón, se encuentran por un lado los discos (ordenados alfabéticamente por intérprete) y por otro los libros que hay pendientes de leer; en el caso de estos últimos, el orden es simplemente cronológico: el último libro que vaya incorporándose a la biblioteca será el último en ser leído, salvo causas de fuerza mayor como compromisos de lecturas conjuntas o libros prestados que queramos devolver cuanto antes a sus dueños.


Y desde luego, tampoco podía faltar una reproducción del famoso cartel HAI EXCOMUNION de la Universidad de Salamanca...






12 comentarios:

  1. ¿Trabajas en una biblioteca? ¡¡Qué guay!!Yo los pongo donde primero pillo!, jaja
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, ahora ya no... Esta es la biblioteca de mi casa, jaja.

      Eliminar
  2. Yo los ordeno por género, es una mania que tengo desde hace muchos años, jajajaja... ¡Lo que gozaria trabajando en una biblioteca o en una librería! Tengo que confesar que soy una adicta a los libros, no lo puedo evitar... Un besazo enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo digo siempre que eso es mejor como cada uno se apañe, porque no hay un orden estricto... He trabajado en bibliotecas y librerías varias veces y la verdad es que era feliz, jaja.

      Eliminar
  3. Mi orden es bastante más caótico. De hecho, yo soy la única que soy capaz de encontrar un libro en mi casa XD. Cada libro tiene un lugar concreto, eso sí y que no me lo cambien, que luego no encuentro nada. Supongo que debería seguir un orden más metódico y organizado, pero el mío me vale de momento.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso le pasa a mucha gente, que ella misma se aclara y sabe perfectamente dónde está cada libro, pero cuando es otro quien tiene que buscarlos se fastidió, jaja.

      Eliminar
  4. Ja,ja, ja, Me estoy imaginando las risas de algunas siresas. Un besazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también me he imaginado a algunas. Ejem...

      Eliminar
  5. halaaa, qué metódica, te envidio!yo los coloco , que no ordeno,por "favoritosimprescindiblespormilibro-ma-to", "clásicosdesiemprequenotelopuedesperder", "clásicosquehayqueleeraunquenomeestagustandonada","favoritosquébuenratoleyendo", "tendríaquedeshacermedeestelibroperonotengovalor" y "tehabrásquedadoagustoescribiendoestoyatevale" . besos!

    ResponderEliminar
  6. Lo acabo de flipar, y mira que ya te conozco, cómo has podido comprobar yo no sigo orden alguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero si tú sabes dónde están tus libros no te hace falta ningún otro orden. Esto de todas formas ha cambiado un poco, que hubo que hacer ampliación y ahora hay más estanterías aún. ;-)

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. :-)