jueves, 11 de mayo de 2017

Premios "Libros y literatura" 2016-2017

http://bit.ly/premioslyl
http://bit.ly/premioslyl
Gracias a Jesús, del blog La Caverna Literaria, nos hemos enterado recientemente de la convocatoria conjunta de Libros y Literatura, Cursos de Libros y Literatura y Autoedición Profesional, para premiar a administradores de blogs literarios. Las bases de esta convocatoria, que incluyo un poco más abajo, permiten además dos modalidades de participación: podemos o bien apuntarnos sólo al sorteo de libros (para lo cual deberemos publicar dichas bases), o bien animarnos también con el concurso de reseñas (en este caso deberemos proponer cualquier reseña original de cualquier obra publicada durante 2016 o 2017.

Es nuestra primera vez en estos premios, y para concursar en la modalidad doble hemos decidido participar con la reseña de Donde aúllan las colinas, de Francisco Narla.

¿Os animáis? Si es así, ¡suerte!

BASES ABREVIADAS DE LOS PREMIOS "LIBROS Y LITERATURA" 2016-2017 (las bases completas las podéis consultar aquí).





1. Destinatarios: Podrá participar cualquier persona residente en territorio español que tenga un blog cuya principal temática sea literaria.

2. Modalidades de participación: Se puede participar solo en el sorteo de lotes de libros publicando las bases, o en el sorteo y el concurso de reseñas publicando las bases y presentando una reseña en el concurso. Los requisitos que hay que cumplir en cada modalidad son:

2. 1.  PARA PARTICIPAR EN EL SORTEO DE LOTES DE LIBROS, solo tienes que redactar un post en tu blog hablando de este concurso y mencionando los coordinadores con sus correspondientes webs, que son Libros y Literatura, Cursos de Libros y Literatura y Autoedición Profesional. El post tiene que estar visible en la página principal de tu blog y debe contener:

a) Estas bases abreviadas.

b) Los banners del concurso, o bien en formato .gif

http://bit.ly/premioslyl

o bien en formato .jpg

http://bit.ly/premioslyl

http://bit.ly/premioslyl 

http://bit.ly/premioslyl 

http://bit.ly/premioslyl

Los banners deben ir enlazados a la página web del concurso: http://bit.ly/premioslyl, para que otros blogs puedan conocerlo.

Una vez publicado el post, has de enviar un correo electrónico a concurso@librosyliteratura.es para informar a Libros y Literatura de tu participación en el sorteo. En ese correo debes incluir el enlace del post publicado*, las redes sociales en las que hayas hecho difusión de tu post con las bases, tu nombre y apellidos, población, país de residencia y nombre de tu blog.

2.2. PARA PARTICIPAR EN EL CONCURSO DE RESEÑAS, tienes que cumplir todos los requisitos del punto 2.1, y además, en el post que publiques deberás indicar que participas en el concurso de reseñas y la reseña con la que participas. Puedes volver a copiar la reseña completa en el post o indicar el enlace a la ubicación del post original en el que publicaste la reseña. Solo se admite una reseña por blog participante y esta puede ser nueva o ya publicada en tu blog**.

3. Fechas: el plazo de participación en ambas modalidades comienza el 21 de abril de 2017 y finaliza el 14 de mayo de 2017 a las 23:59 h (hora peninsular española) .

4. Jurado: un jurado compuesto por miembros del equipo de Libros y Literatura hará una primera selección, y un jurado experto e independiente formado por escritores y editores elegirá las tres mejores reseñas. El fallo se publicará el 11 de junio de 2017.

5. Premios:

5.1. Los premios son 380 libros, 5 ejemplares de cada uno de los títulos que puedes ver en la lista de premios.

5.2 Entre todos los participantes en los Premios Libros y Literatura 2016-2017 se sortearán 16 lotes de 20 libros de las editoriales más importantes.

5.3. Los tres ganadores del concurso de reseñas serán premiados con un lote de 30 libros (primer premio), un lote de 20 libros (segundo premio) y un lote de 10 libros (tercer premio).  También participarán en el sorteo de los lotes de libros.

Solo se realizarán envíos en territorio español.

* Libros y Literatura podrá descalificar a aquellos participantes que no envíen el enlace directo al post publicado o a aquellos que no hayan cumplido con todos los requisitos requeridos en las presentes bases de los Premios Libros y Literatura 2016-2017.

** Los participantes del concurso de reseñas deben ser los autores de la reseña con la que se presentan y poseer todos los derechos sobre esta. La participación en este concurso no implica la cesión de ninguno de esos derechos.

domingo, 30 de abril de 2017

Blanco: asesinato en Londres - Alexander Copperwhite

Imagen: Web del autor.
Publicación: Novela autopublicada, 2016
Descripción física: 102 p.
ASIN: B01DL6YNJS
CDU: 821.134.2-31"19"
Colección: Los casos de Francisco Valiente Polillas, nº2
Signatura: N COP bla
Precio: 1,99 euros en Amazon.







VUELVE EL DETECTIVE VALIENTE POLILLAS

Hace algún tiempo me topé por casualidad con Alexander Copperwhite y tuve ocasión de descubrir Negro: crimen en Dubái, una de sus novelas, que el autor andaba promocionando en Twitter. Después de leerla escribí una reseña que a Alexander le debió de gustar mucho, porque me respondió muy emocionado y me dijo que, como premio, me regalaba un ejemplar en formato electrónico de la novela que hoy os traigo. José Antonio Flores, que ha redactado el prólogo de la novela, hace una pequeña sinopsis de la misma y nos cuenta lo siguiente:
Esta es la segunda entrega de esta entretenida y maravillosa mezcla de sabores y colores que nos conduce a una historia increíble, cuyo personaje peculiar es el detective Polillas. Una historia divertida, repleta de giros, caídas y peripecias que nos harán pasar unos ratos en los que la diversión está garantizada.
Si ya estamos familiarizados con el detective Polillas, podremos intuir más o menos de qué va la historia; si no, para dar pistas yo diría que nos encontramos ante una novela negra pero un poco peculiar. En realidad bastante peculiar, y es que el detective Polillas es cualquier cosa menos un detective al uso... Pero lo que sí le podemos agradecer es que nos haya salido de lo más viajero. Si en su primera aventura viajaba hasta Dubái (aquí podéis leer la reseña), este segundo caso lo trasladará hasta la ciudad de Londres, a la que por cierto me gustaría volver porque mi última visita fue en el siglo pasado, y ya le tengo ganas...


En la capital inglesa nos encontraremos con que Richard Nixton se dispone a iniciar su nueva andadura política con la celebración de un acto en el famoso Big Ben. Una nube de periodistas se encuentra allí para la sesión fotográfica del acto, en el que Nixton anunciará su candidatura y dará una fiesta para los presentes; pero tras un rato de espera, todos comienzan a impacientarse. Nixton se ha entretenido en examinar el archiconocido reloj que marca la hora londinense, así que los miembros de su equipo se dirigen allí para buscarlo y que puedan dan comienzo la rueda de prensa y la fiesta. Y cuál será su horror cuando descubren que el político está muerto. Y no ha muerto de una manera precisamente agradable: sus colaboradores verán que los engranajes del reloj casi han hecho desaparecer el cuerpo, y no hay prácticamente pistas que puedan indicar qué ha sucedido exactamente.

Será en este momento cuando el detective Valiente Polillas haga su aparición estelar. Nadie sabe lo que ha pasado, ni quién podría estar detrás de la muerte de Nixton. Y como pasa a veces en estos chistes tan típicos, tenemos dos noticias: una buena y otra mala. La buena noticia es que tres de las personas que trabajan en el entorno del Big Ben estaban muy cerca de allí en el momento del asesinato (porque todo apunta a que se trata de un asesinato) y podrán actuar como testigos; la mala, que de estas tres personas una es sorda, otra es muda y la última es ciega... Sin embargo, nuestro peculiar detective irá desentrañando los misterios que rodean a este asesinato; y eso que no se incorpora al caso con muy buen pie, y de hecho los policías de Scotland Yard dan por hecho, en el mismo momento de conocerlo, que o es tonto o le falta un tornillo. O las dos cosas.

Tampoco podemos olvidarnos de la madre de Francisco, a la que si hemos leído la novela anterior, ya habremos tenido ocasión de conocer. Ambos siguen teniendo de vez en cuando por Skype (cuando ella acierta a conectarse en condiciones) esas conversaciones tan surrealistas, la madre preocupada por si su hijo se arropa bien por las noches para dormir, o por si se acuerda de tomarse su cola-cao por las mañanas, y el hijo contándole a su progenitora los pormenores del caso. Y esas conversaciones suelen ser siempre de lo más fructíferas para Francisco, que sigue maravillado de ver la lógica tan aplastante que tiene su madre para encontrarle soluciones a todo.

Como ya comenté que pasaba con la historia anterior, no estamos en realidad ante una novela negra tradicional, pero por supuesto sí tiene muchos de sus elementos. Aunque por otro lado, se agradecen esos ratos de humor que a mí al menos me lo han hecho pasar tan bien durante la lectura. En su día Alexander Copperwhite supuso para mí toda una sorpresa, y en esta segunda entrega de las andanzas del detective Francisco Valiente Polillas me ha vuelto a hacer pasar un rato muy bueno, así que seguiré pendiente de sus andanzas para leer las siguientes entregas. Y es que Francisco es tan desastre pero a la vez tan cercano, que no podremos evitar encariñarnos con él e incluso a veces identificarnos con las cosas que le pasan salvo lo de ser detectives, claro, que en mi caso no lo soy; aunque él en realidad lo es por esas vueltas inexplicables que a veces da la vida.

Si aún no conocéis al detective Valiente Polillas, os animo a estrenaros con este Sherlock Holmes de pacotilla; estoy segura de que vosotros también disfrutaréis con sus aventuras.

jueves, 20 de abril de 2017

El collar de la reina - Alejandro Dumas

Imagen: Mundifrases.com
Título original: Le collier de la reine (traducción de Luisa Villar)
Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Bruguera, 1974
Descripción física: 721 p.; 22 cm.
CDU: 840.311.6"18"
Signatura: N DUM col
Precio: gratis en Amazon.






A VUELTAS CON EL COLLAR

Este libro llevaba el pobre esperando su turno para ser leído ya ni recuerdo cuánto tiempo, pero al menos un par de años seguro. Hacía un montón de años de la última vez que había leído algo de Alejandro Dumas, así que esta lectura era la excusa perfecta para volver a él y de paso a los clásicos, que de vez en cuando está bien cambiar un poco de panorama literario.

La novela se centra en el famoso asunto del collar, una estafa de la que yo no había oído hablar nunca y que por lo visto ocurrió en 1785; su víctima más directa fue el cardenal de Rohan, y en ella se vio implicada también la reina María Antonieta. Parece ser que en su época el asunto tuvo una gran repercusión social e incluso hizo que se resintiera la imagen pública de la monarquía francesa; hay autores que defienden que este capítulo de la historia gala es nada menos que un antecedente directo de la Revolución Francesa. Así que, como vemos, estamos ante una novela histórica.

En la época en la que ocurren estos hechos, finales del siglo XVIII, la situación en Francia es bastante complicada, pero como siempre, para los mismos: la nobleza se pega la gran vida, y por supuesto María Antonieta la primera, mientras para variar, el pueblo llano se muere de hambre. A la reina se le antoja un collar estupendo y maravilloso pero sabe que según están las finanzas reales no se puede permitir semejante capricho, y que desde luego a efectos prácticos es mucho mejor dejar que el rey se gaste ese dinero en un barco para la flota francesa; lo que María Antonieta no imagina es que el cardenal de Rohan, al saber de ese capricho, decidirá comprar el collar él mismo para regalárselo a la reina y así de paso ganarse sus favores.

A través de las idas y venidas del collar iremos conociendo más detalles sobre la vida en la Francia del siglo XVIII; conoceremos a todo tipo de personajes, todo tipo de intrigas y todo tipo de aventuras de lo más rocambolescas. Y todo ello estará además aderezado con alguna que otra historia de amor y enredos, con temas de intrigas palaciegas y politiqueo, e incluso con algunos toques de humor en algunos momentos del relato. Yo no soy historiadora así que no conozco a fondo esta época como para afirmar que realmente este suceso fue uno de los principales detonantes de la Revolución Francesa, como mencionaba más arriba que dicen algunos autores, pero Dumas lo narra tan bien y con tanto realismo que podría haber sido el caso perfectamente. Desde luego, en esta novela el pueblo llano, al conocer todos estos tejemanejes que se traen sus gobernantes y nobles, acaba perdiendo la confianza en la clase dirigente. Lo malo es que esto está de total actualidad, porque en la mayoría de los casos los dirigentes de ahora siguen sin preocuparse más que por ellos mismos...

Si os apetece conocer detalles sobre esta época de la historia de Francia, o si ya los conocéis pero queréis profundizar en ellos (no es plan de desvelar sobre los libros más de la cuenta), esta lectura es sin duda una gran recomendación.

martes, 4 de abril de 2017

Vikingos en Madrid

El pasado miércoles, 29 de marzo, tuvimos en Madrid una cita a la que no podíamos faltar; se trataba de la presentación de Demonios del Norte: las expediciones vikingas, el nuevo libro de Carlos Canales y Miguel del Rey. Ya unos días antes nos habíamos ido enterando de cosas con cuentagotas porque, en su perfil de Facebook, Carlos nos iba dando, convenientemente dosificados para ponernos los dientes largos, algunos detalles sobre lo que nos íbamos a encontrar en el evento, que tendría lugar a las 8 de la tarde en la céntrica agencia de viajes-librería Tierra de Fuego. Aquello tenía una pinta estupenda: presentación del libro, charla con los autores, asistencia del grupo de recreación vikinga Bjørnland Hird, camisetas de regalo para los compradores del libro, cata de hidromiel para todos los que acudieran a la presentación... Estaba claro que había que apuntarse sí o sí.


Imagen: carloscanales.net

El día de la presentación llegamos un poco antes y pudimos hablar con Carlos, que estaba allí preparándolo todo y nos dijo que era un día un poco malo y que esperaba que asistieran unas 20 personas... Nada más lejos de la realidad, porque finalmente la sala que habían preparado en Tierra de Fuego se nos quedó pequeña y hubo incluso mucha gente que se tuvo que quedar de pie y escuchó la charla desde el fondo.

Un momento de la presentación.
Los autores hablaron un poco de todo; por supuesto del libro, pero también del mito de los vikingos, a veces todavía un poco desconocidos para muchos (personalmente, yo estoy harta de decirle a todo el mundo que los cascos vikingos NO llevaban cuernos); de su influencia en toda Europa entre los siglos IX y XI; de que parecía que últimamente se habían puesto de moda; de las incursiones que realizaron durante la Edad Media (que al fin y al cabo era el tema principal del libro); y de lo atractiva que resulta esta cultura, contrariamente a lo que algunos puedan pensar. Además tuvimos ocasión de conocer de primera mano detalles sobre la vestimenta y las armas utilizadas por los vikingos, ya que los miembros de Bjørnland Hird que estuvieron en la presentación fueron vestidos con sus mejores galas y nos explicaron a qué clase social pertenecía cada indumentaria, para qué se utilizaba y cuál era el objetivo de cada arma, cómo se fabricaban los escudos... Desde luego resultó de lo más interesante. Y, cómo no, se desmontó el mito de los famosos cuernos que supuestamente llevaban en los cascos; se habló de cómo la televisión y el cine han contado en muchas ocasiones cosas incorrectas sobre los vikingos; se mencionó a las famosas guerreras vikingas que en realidad no eran tales, porque las mujeres vikingas sí sabían luchar pero por lo general no se dedicaban a ir a la guerra; también nos dijeron que el archiconocido nombre drakar para los barcos fue una invención posterior, y nos hablaron de las estrategias que los vikingos utilizaban en las batallas navales, como expertos navegantes que eran...

El kit vikingo completo: libro y camiseta.
Por último hubo un turno de preguntas a los autores, acompañado de un rato posterior de tertulia con algunos de los asistentes, y después se puso el broche final al evento con la degustación del espectacular hidromiel elaborado artesanalmente por Viking Bad; esto fue acompañado por el momento de la firma de ejemplares para quien quisiera marcharse de allí con su libro dedicado por Carlos y Miguel, así como por la entrega de camisetas para los que habíamos comprado el libro. Fue una velada de lo más amena que disfrutamos de lo lindo, y es que da gusto encontrarse con gente que se toma tantísimo trabajo e interés por realizar presentaciones tan elaboradas como esta.

Si aun así os habéis quedado con ganas de más y os apetece conocer en profundidad los detalles sobre todo lo que se habló, la imagen que aparece a continuación tiene un enlace a Youtube en el que podréis ver el vídeo completo de la presentación (tiene una duración de 1:08 horas).


viernes, 10 de marzo de 2017

Las aventuras del valeroso soldado Schwejk - Jaroslav Hašek

Imagen: Casa del Libro.
Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Austral, 2003
Descripción física: 606 p.; 19 cm.
ISBN: 978-84-233-4229-7
CDU: 821.162.3-31"19"
Signatura: N HAS ave
Precio: 20,50 euros en la Casa del Libro.







SÁTIRA DE UNA GUERRA

Este libro me lo regaló un amigo polaco (Jaroslav Hašek, nacido en la antigua Checoslovaquia, es bastante conocido por aquellas tierras) hace ya unos cuantos años, pero me pareció tan divertido que decidí rescatarlo de nuevo; aquí aprovecho para aclarar que, aunque mi edición es de 2003, en realidad esta obra se publicó por primera vez en 1921, así que además de pasar un buen rato leyéndola otra vez, la he incluido en el reto de los clásicos al que me he apuntado este año.

La sinopsis de la novela nos cuenta lo siguiente:
Esta es, tal vez, la obra de la literatura checa más conocida fuera del país, ya que al poco de ser publicada se tradujo a varios idiomas y fue objeto de adaptaciones teatrales y cinematográficas. Constituye una sátira mordaz y divertida contra lo absurdo de las guerras. Su protagonista, Schwejk, con astuto desamparo y ladina sandez, libra su guerra privada contra la maquinaria militar como un Sancho Panza de la Primera Guerra Mundial, y empleando la estupidez como refinamiento se transforma en un estratega capaz de desarmar a quien sea. En una serie de divertidos episodios y en el trato con sus múltiples y siempre limitados superiores, Schwejk cumple su deber de obediencia de tal manera que todas las órdenes llevan al absurdo y deja en ridículo a las autoridades reconocidas.
Vemos que estamos ante una novela histórica, aunque un poco peculiar. La historia comienza el 28 de junio de 1914, que fue el mismo día en que un nacionalista serbio asesinó en Sarajevo al archiduque Francisco Fernando, heredero de la corona imperial austríaca; esto dio comienzo a la Primera Guerra Mundial, y la novela nos narra las aventuras del soldado Josef Schwejk durante este conflicto bélico. Al pertenecer Checoslovaquia al entonces Imperio Austrohúngaro, muchos checos fueron enviados a los campos de batalla; el propio autor del libro luchó en esta guerra y comenzó a escribir la historia de nuestro valeroso soldado poco tiempo después, cuando al finalizar la guerra se proclamó oficialmente Checoslovaquia como país. Sin embargo la historia no se publicó en forma de libro, sino que iba viendo la luz por entregas, según Hašek la iba escribiendo; por desgracia, el pobre no llegó a ver el libro completo publicado, porque murió antes de poder siquiera terminar de escribir la historia entera...

La novela tiene mucho de actual, y es que el autor retrata a los personajes más típicos que se veían por Praga en aquella época; también tiene mucho de satírica, ya que se retrata de manera bastante mala a los mandos del ejército austriaco: son corruptos, desorganizados, la mayoría de ellos unos inútiles, ignorantes, y un montón de lindezas más que el autor les dedica; también es histórica, ya que los hechos que se narran en la novela sucedieron en realidad, aunque el autor los mezcla muy hábilmente con situaciones y personajes que se inventa; y desde luego tiene mucho de real, ya que se cuenta que la mayoría de estas situaciones y anécdotas (muchas de ellas totalmente absurdas y hasta ridículas) le ocurrieron en realidad a Hašek. Hubo algún capítulo con el que yo acabé llorando de la risa, y más pensando en que eran cosas que habían ocurrido de verdad; Schwejk nos muestra, a través de su sentido del humor tan peculiar y sobre todo de su alegría de vivir y de transmitir esa alegría a los demás, lo absurdo de las guerras y todo lo que éstas conllevan, sobre todo para la población civil, que siempre se encuentra al margen del mundo militar. Su buena voluntad (a veces, al ser tan bueno, al pobre lo toman por tonto) le jugará algunas malas pasadas, pero él siempre lo encajará todo con un optimismo envidiable.

Cervecería del soldado Schwejk en Colonia (2009).
Sin embargo, a pesar de que Schwejk sea un buenazo, es interesante no quedarse en la superficie de la historia; si profundizamos un poco, enseguida nos daremos cuenta de que el relato en realidad es no sólo un reflejo de la Praga de aquellos años, sino sobre todo una crítica muy mordaz a la sociedad de la época, centrándose por supuesto en el mundo militar, ese que nuestro protagonista tiene la mala pata de conocer tan a fondo.

A través de los personajes con los que se va cruzando, iremos conociendo los detalles de la narración; y es que, aunque es Schwejk el protagonista absoluto, el autor se vale de muchísimos personajes secundarios para ir dándole forma a esta sátira tan peculiar de su época. Desde el teniente Lukasch hasta Dub, pasando por infinidad de caracteres de lo más variado, tendremos ocasión no sólo de conocer detalles relacionados con la Primera Guerra Mundial y sus consecuencias, sino también con la vida en Checoslovaquia en aquella época, y todo ello aderezado con un sentido del humor que es digno de admiración.

Con Schwejk (conocido en Praga como Švejk), 2013.
Veremos como, al principio de la historia, Schwejk es detenido en una taberna praguense, por un policía secreto, sólo porque con su lógica habitual ha vaticinado que empezaría la guerra. Lo interrogan en la comisaría y, después de unos diálogos auténticamente surrealistas, acabará recluido en un manicomio; y él tan feliz porque lo han declarado oficialmente idiota. Pero, lo que son las cosas, después de muchas vueltas acabará, como tantos otros checos de aquella época, siendo reclutado para luchar en el frente, aunque vivirá unas cuantas anécdotas antes de incorporarse a su puesto en un batallón. Y la verdad es que no sabría con cuál de estas anécdotas quedarme, porque prácticamente todas ellas me parecieron de lo más divertidas. Desde luego, mi amigo polaco dio en el clavo regalándome este libro; me dijo que él lo había leído hacía mucho tiempo, porque ya comentaba que el autor es bastante conocido por allí, y a lo largo de su vida lo ha releído unas cuantas veces más.

Para mí es una lectura de lo más recomendable; y curiosamente, unos cuantos años después de haberla leído por primera vez, tuve ocasión de encontrarme con el valeroso soldado Schwejk en un par de sitios.

domingo, 26 de febrero de 2017

Nos sigue gustando leer

Fachada de la librería. Imagen: Google Maps.
Hace un par de semanas, mi buena amiga Marujita me avisó de que en Gijón iban a inaugurar una librería-papelería (dos palabras que si ya por separado me atraen como un imán, os podéis imaginar cuando van juntas); no sólo eso, sino que además en la inauguración iba a estar mi querido Francisco Narla. Era una oferta muy tentadora, y si a eso le sumamos que mi madre no había estado nunca en Gijón, que en el trabajo me deben aún días de vacaciones del año pasado, y que para remate hacía unos días que había recibido un cupón de descuento para la próxima reserva que hiciera en mi página web hotelera habitual, pensé que no podía desoír tantas señales. Además, cuando llevamos una buena temporada en la que, por desgracia, se oyen muy a menudo noticias de que tal o cual librería ha tenido que cerrar, siempre es como un soplo de aire fresco recibir la noticia contraria y saber que todavía queda gente valiente que se anima a hacer algo así.

Por lo que el viernes 24 de febrero, a primera hora de la mañana, pusimos rumbo al norte. El evento era a las 7 de la tarde, con lo cual nos tomamos la ruta con muchísima calma, por aquello de disfrutar del viaje. Nos dimos una vuelta por Gijón al llegar, nos acomodamos en nuestro hotel (ya que íbamos, aprovechamos para quedarnos una noche a dormir allí), fuimos a tomar algo... Y unos minutos antes de las 7 entramos en la nueva y flamante librería-papelería Te gusta leer, de la que me llamó la atención ese olor a nuevo que tienen las estanterías de madera recién compradas.
El público asistente. Imagen: Mirella Patiño.

No se me olvidará jamás la sorpresa que se llevaron Francisco y Déborah, su agente literario, cuando nos vieron aparecer, porque no les habíamos dicho que íbamos; sus caras fueron todo un poema, y más cuando les dijimos que habíamos ido desde Madrid sólo para la inauguración. El acto (aunque más que acto fue en realidad una reunión de amigos) fue de lo más distendido, y es que yo no conocía personalmente a Mirella Patiño,  la propietaria de la librería, pero nos hizo sentir a todos como si estuviéramos en casa. También para Mirella hubo sorpresa, y es que otra autora, Ángeles López de Celis, se presentó sin haber avisado de que estaría allí. Hubo bastante buena acogida, y así un poco a ojo, yo calculo que con facilidad nos llegamos a presentar en la librería aproximadamente unas treinta personas.

Un momento de la charla.
Ángeles, Déborah y Francisco se acomodaron en unos sillones cerca de la entrada, y el resto nos repartimos entre las filas de sillas, los huecos de algunas estanterías e incluso hubo gente que tuvo que quedarse de pie; pero pasamos un rato de lo más agradable, charlando en general sobre el mundo del libro y la industria editorial; sobre valientes como Mirella que en estos tiempos que corren se lanzan a la aventura de abrir un negocio como este; sobre curiosidades y manías que tienen los autores a la hora de escribir; sobre géneros literarios (aunque esta charla me da siempre un poco de pereza en cualquier situación, y es que no termino de comprender la manía que tienen algunos de tratar de encasillarlo todo); sobre los misterios del mercado y sobre todo de los lectores a la hora de hacer que un libro sea súper ventas, tanto por su género como incluso por el nombre de su autor; de épocas históricas malditas... Ya digo que fue una charla de lo más agradable, e incluso había por allí varios escritores noveles que compartieron sus inquietudes con nosotros.

Finalmente, cuando no hubo más preguntas, Mirella nos invitó a que degustáramos las bebidas y tapas que había preparado para la ocasión. Estuvimos por allí un rato más, charlando con unos y con otros, y por supuesto yo aproveché también para echar un vistazo por la librería, que como ellos mismos anuncian en su página de Facebook tiene lecturas para gente desde 0 hasta 120 años. Estoy segura de que Mirella cosechará muchísimos éxitos en esta nueva andadura, y es que cuando uno pone todo el cariño en las cosas que hace, no puede sino verse recompensado...

viernes, 10 de febrero de 2017

Otoño sangriento - Covadonga Mendoza

Imagen: Amazon.
Publicación: Novela autopublicada
Descripción física: 309 p.
ASIN: B0078E64YW
CDU: 821.134.2-31"19"
Signatura: N MEN oto
Precio: 10,58 euros en Amazon (papel); gratis en formato electrónico.







MADRID, 1888

Como siempre que cacharreo en internet, me topo con algunas sorpresas en forma de libro; esta es una de las novelas que me encontré hace algunas semanas, y aunque no me sonaban de nada ni el título ni su autor, me llamó la atención el argumento así que decidí hacerme con él. Las iniciales M.C. no me decían nada, hasta que investigando un poco descubrí que el autor era en realidad autora; Covadonga Mendoza nació en Avilés (Asturias) en 1970, estudió Geografía e Historia y, desde el año 2000, es funcionaria del Principado de Asturias y compagina este trabajo con el de escribir. Tiene publicadas unas cuantas novelas, entre ellas la que os traigo hoy, y también otros títulos, algunos de ellos ya descatalogados, como La hermandad de los elegidos, Liber Hespericus y Los del otro lado. Podéis ver la lista completa en Amazon.

La sinopsis de la novela nos cuenta lo siguiente:
El detective Christophe Labarthe  y su ayudante Emma Halvick viajan a Madrid en octubre de 1888 para resolver el asesinato mediante un dardo envenenado del padre Hontañón, clérigo de la parroquia de San Andrés, sobre el que han dejado una nota en tinta roja que reza “Erebus”.

El caso se complicará con la muerte por degollamiento de una prostituta que frecuentaba la parroquia y que también lleva la firma de Erebus. El pánico se apodera de Madrid al tiempo que el criminal envía cartas a la prensa, y La Barthe empieza a sospechar que el asesino imita a Jack el Destripador, que opera en ese mismo momento en Londres, en su forma de relacionarse con los medios de masas.

¿Quién se esconde bajo la máscara de Erebus? ¿Quién es el asesino que anda suelto por el Madrid de finales del XIX?
Como vemos, la historia de Otoño sangriento comienza en Madrid en 1888; Emma y Christophe, nuestros dos protagonistas, son dos detectives franceses a los que les encargan resolver el misterio que rodea al asesinato del padre Hontañón. Lo único que se sabe del supuesto autor del crimen es que se hace llamar Erebus; y su modus operandi es sospechosamente parecido al de Jack el Destripador, que por las mismas fechas anda cometiendo sus fechorías en la ciudad de Londres. ¿Estarán relacionados los dos crímenes? ¿Se trata simplemente de un imitador del destripador inglés? Para descubrirlo deberéis leer la novela.

Estamos, por supuesto, ante una novela negra al uso, y el hecho de que la acción suceda en Madrid me resultó de lo más sugerente; conozco mi ciudad bastante bien, y hasta que descubrí que la autora era asturiana, si me hubieran preguntado habría jurado sin dudarlo que o bien es madrileña o ha vivido en Madrid durante mucho tiempo, porque sus continuas descripciones, tan detalladas y tan bien hechas, nos harán sentir como si realmente estuviéramos durante toda la lectura paseando por las calles de la ciudad de la mano de sus protagonistas. Y al mismo tiempo iremos descubriendo detalles sobre el asesinato, sobre las pesquisas de la policía, que no siempre dan los frutos deseados, sobre la relación entre Emma y Christophe, que se admiran mutuamente porque los dos andan a la par en cuanto a inteligencia; aunque en el caso de Emma es algo más que admiración lo que siente por su compañero, y la pobre sufrirá lo suyo porque él finge no enterarse. Para una mujer de la inteligencia de Emma, es impensable ser racional y al mismo tiempo dejarse llevar por el corazón, pero así están las cosas...

A través de nuestros protagonistas iremos conociendo al resto de personajes, la mayoría de ellos de los llamados "bajos fondos" de la ciudad, aunque también tendremos ocasión de que nos presenten a varios miembros del cuerpo de policía, entre ellos el comisario Cruz y su "adorable" progenitora; Bonnard, un periodista que hará las veces de guía de los detectives franceses y que tiene en la cabeza más pájaros que otra cosa; Arturo Balmaseda, que debido a sus años vividos en Cuba y Brasil será el blanco de todas las miradas, ya que como he comentado, al padre Hontañón lo han asesinado con un dardo envenenado y ese sistema es de lo más exótico, conocido posiblemente por gentes que viven al otro lado del mar; y algunos personajes más que iremos descubriendo según se vaya desarrollando la trama, de la que prefiero no desvelar demasiado.

Me ha gustado mucho cómo está escrita la novela, con tintes del género negro pero al mismo tiempo narrada en tono de aventuras y, dada la época en la que sucede la historia, unido a la atmósfera a veces siniestra de las calles de Madrid, tiene también tintes de novela gótica. Y como ya comentaba antes, las descripciones de los rincones madrileños son de lo más detalladas, con lo que si además conoces bien la ciudad, como es mi caso, en todo momento sabrás perfectamente dónde está teniendo lugar la acción. Además, Mendoza ha sabido plasmar muy bien ese ambiente de las novelas de Agatha Christie (al menos a mí me ha recordado a esta autora), porque la madeja se va enredando cada vez más y nunca tendremos del todo claro quién está detrás de los asesinatos; también hay hueco para el amor, y por supuesto para el humor. Personalmente, con algunas de las escenas me reí bastante, aunque otras no son desde luego para reírse; pero está muy bien traída la combinación entre risas y cosas serias, acción trepidante y pensamientos filosóficos de los personajes, sentimientos encontrados durante la trama (unas veces miedo, otras agobio, asco e incluso casi odio hacia algún personaje)...

Por mi parte, no puedo menos que recomendar esta lectura que para mí ha sido toda una sorpresa de lo más agradable.

viernes, 13 de enero de 2017

La leyenda del ladrón - Juan Gómez Jurado

Imagen: web del autor.
Edición: 6ª ed.
Publicación: Barcelona: Planeta, 2015
Descripción física: 662 p.; 24 cm.
ISBN: 978-84-08-00499-8
CDU: 821.134.2-31"20"
Signatura: N GÓM ley
Precio: 10,95 euros en la Casa del Libro (6,99 en formato electrónico).







SANCHO EN LA SEVILLA DE FELIPE II

Hace algunos meses me estrené con Juan Gómez Jurado leyendo El paciente, pero no llegué a escribir reseña sobre esta novela; y ayer mismo terminé de leer La leyenda del ladrón y me ha gustado tanto que he decidido dedicarle unas líneas. Llevo una temporada en la que el ritmo de lectura está yendo bastante más rápido que el ritmo de reseñar, y ya que dejé pasar El paciente sin escribir sobre ella, no he querido que a esta novela le pasara lo mismo. Y es que si con la anterior varias personas me habían creado tantas expectativas que finalmente no fue lo que esperaba, no puedo decir lo mismo de esta historia.

La sinopsis de la novela, extraída de la propia web del autor, nos cuenta lo siguiente:
Prepárate a transportarte a la Sevilla del XVI, a un fascinante mundo de mendigos y prostitutas, nobles y comerciantes, espadachines y ladrones. El amor, la pasión y la venganza son los pilares de esta magistral novela de aventuras en torno a un niño salvado misteriosamente de la muerte, que crecerá para erigirse en la última esperanza de los desfavorecidos.
El destino de Sancho y el de quienes le rodean hunde sus raíces en los secretos orígenes de la literatura..
Al leer esa sinopsis pensé que estaba ante una novela histórica, que es uno de mis géneros favoritos; pero la verdad es que no imaginé que la historia me gustaría tanto; y es que no es una novela histórica sin más, sino que también hace una de las cosas que más me gustan en este tipo de novelas, que no es otra que el hecho de que se mezclen personajes ficticios con personajes reales, dando así lugar a situaciones que habrían podido ocurrir sin ninguna duda. Lo más llamativo es que, según me han dicho varias personas que han leído bastantes novelas de Gómez Jurado, es que este género no es en el que más se prodiga sino que su "especialidad" es más bien el suspense.

A través de esta lectura viajaremos, como adelanta la sinopsis, a la Sevilla del siglo XVI, que en aquella época era considerada la ciudad más importante del mundo; y conoceremos la historia del protagonista principal de la novela. Cuando un soldado llega a una venta que parece abandonada, descubre el cadáver de una mujer y un niño, que parece ser su hijo, y que milagrosamente ha sobrevivido a la peste. El soldado decide llevar al niño a un orfanato sevillano para que los monjes se hagan cargo de él; y este niño no es otro que Sancho, que el padre Lorenzo intuirá enseguida que tiene una inteligencia fuera de lo normal. Esto le traerá no pocos problemas, y por circunstancias de la vida y de su carácter rebelde, acabará ganándose la vida con Bartolo, un enano que se dedica al oficio de caco (me encanta esta palabra).

Por supuesto no podremos evitar encariñarnos con Sancho, aunque el resto de personajes están tan bien descritos que acabaremos por conocerlos a todos casi como si fueran de la familia; pero claro, el que más nos interesa es Sancho, y es que al pobre no le pueden pasar más cosas... De su mano iremos conociendo al resto de protagonistas: Josué, el comerciante Vargas, la caribe Clara, el doctor Monardes, el flamenco Groot, Monipodio, el rey de los ladrones, la Puños, una prostituta, el herrero Dreyer, un personaje entrañable que me encantó... Y dos personajes históricos, que en este caso reales pero que prefiero no desvelar de quiénes se trata por si alguien aún no se ha leído el libro, que serán fundamentales en la vida de Sancho. Y tengo que decir que precisamente la relación entre estos dos personajes, sus conversaciones, las situaciones en las que se ven inmersos, los piques que tienen entre ellos y las referencias que se hacen, algunas de ellas de hilar muy fino, fueron de las cosas que más me gustaron de esta novela.

Además de conocer bien a los personajes, que nos transmitirán todo tipo de sensaciones (amor, odio, impotencia, rabia, incluso a algunos de ellos ganas de matarlos con nuestras propias manos), el autor nos hará conocer también perfectamente Sevilla; son detalladísimas las descripciones que hace de los lugares, el laberinto de calles, los comercios, sus habitantes y hasta los olores que debían de pulular por la ciudad en pleno siglo XVI. Tanto es así que hay momentos en los que nos parecerá estar allí mismo, recorriéndola de la mano de sus personajes. Y lo mejor de todo, aparte del lenguaje sencillo pero muy cuidado, que utiliza el autor, es sin duda la enorme labor de documentación: conoceremos todo tipo de detalles sobre la vida en la Sevilla de aquella época, sobre los diferentes oficios, sobre hierbas medicinales, sobre la vida en galeras, y por supuesto sobre hechos históricos aunque, como indica Gómez Jurado en el epílogo, se ha tomado algunas licencias que explica perfectamente. Y todo ello sin abrumarnos con datos innecesarios ni aburridos.

Como curiosidad, en el prólogo de la novela el autor nos indica que, para obtener más información sobre algunas de las cosas que aparecen en la historia, podemos descargar en nuestro dispositivo móvil una aplicación que lleva el mismo nombre que la novela, y que podremos utilizar para capturar los símbolos que aparecen al final de algunos de los capítulos, lo que nos proporcionará información adicional tanto audiovisual como textual. También hay quien dice que, viendo cómo acaba la historia, es posible que haya una segunda parte; no sé si será así, pero también podría ser posible que con ese final el autor diera por terminadas las andanzas de los personajes de esta novela. Ya veremos si se anima a contarnos más cosas sobre ellos o no, aunque el propio Juan Gómez Jurado me comentaba hace unos días que posiblemente se anime, pero que le costó nada menos que cuatro años (aquí y en las siguientes siete entradas del mismo blog lo cuenta con todo detalle) escribir esta novela; así que supongo que se lo tomará con calma.

De momento no he leído nada más de este autor, y aunque El paciente me gustó, ya he visto en su web que el resto de sus novelas es todo suspense; pero desde luego, con La leyenda del ladrón, me ha quedado claro que me encantaría que se decantara más a menudo por el género histórico porque la novela me ha encantado. Una lectura totalmente recomendable, que además me ha recordado que aún tengo pendiente ver una película de la que me hablaron hace algunos meses: se trata de Miguel y William, en la que aparecen dos personajes históricos reales y que, por cierto, está rodada en España (algunas escenas tienen lugar en el castillo de Loarre).

miércoles, 11 de enero de 2017

Nos gustan los clásicos

Llevaba ya, si no recuerdo mal, dos o tres años sin apuntarme a ningún reto porque por lo general soy más de leer a mi aire y sin presiones; eso de tener que publicar una reseña un día concreto por haberme apuntado a una lectura conjunta, o de tener que leer un libro al mismo tiempo que más gente, no me convence demasiado. Sin embargo, hace unos días me apunté al reto 12 meses, 12 libros que convocaba Carmina, del blog De tinta en vena; y hoy he llegado por casualidad a la convocatoria de otro reto que me ha llamado bastante la atención; en este caso se trata de Nos gustan los clásicos, convocado por Francisco, del blog Un lector indiscreto.

Total, que viendo la cantidad de libros clásicos que tengo en las estanterías esperando su turno para ser leídos, finalmente he decidido apuntarme también a este reto. Además Francisco nos lo pone bastante fácil, porque para que el término clásico sea lo más amplio posible, su propuesta abarca todos aquellos libros cuya primera publicación haya tenido lugar antes de 1990. La otra condición es leer y reseñar cinco novelas clásicas durante este año. No parece muy difícil, ¿verdad?

Si os apetece la idea, podéis consultar todos los detalles en la entrada que Francisco ha publicado en su blog. Por mi parte, yo iré actualizando esta entrada según vaya leyendo y reseñando los libros. ¿Os animáis?

1. Las aventuras del valeroso soldado Schwejk / Jaroslav Hašek.
2. El collar de la reina / Alejandro Dumas.
3.
4.
5.

lunes, 2 de enero de 2017

Montalbán

La tarde del 27 de diciembre de 2016, abandonaron Toledo por la CM-4000 y, al llegar a La Puebla, se desviaron hacia la CM-4009 en dirección al castillo. Tras un par de kilómetros de traqueteo por un camino de tierra, Mario detuvo el coche.

—Es aquí —anunció—. El resto tenemos que hacerlo andando. Si nos damos prisa, llegaremos antes de que empiece a anochecer.

—Pero ¿está muy lejos? A lo mejor tardamos mucho y se nos hace de noche por el camino… ¿No podemos ir en coche?

—Jorge, macho, ¿ya empiezas? —A veces, Pedro se desesperaba con la forma de ser de Jorge—. ¿No ves que hay una cadena que nos corta el paso? A no ser que tengas la llave o una varita mágica no, no podemos ir en coche. Y además dijo Mario que solo son dos kilómetros; lo haremos en dos patadas. Venga, tío, deja de quejarte y tira.

—Sí, son dos kilómetros —Mario observaba divertido a sus amigos. Vaya dos, pensaba; nunca cambiarían. Se dirigió a Jorge—. De todas formas se supone que vamos a pasar aquí la noche, así que no deberías preocuparte de que oscurezca antes de que lleguemos. ¿No te parece?

—Lo que me parece es que no sé si he hecho bien en venir con vosotros. Con lo bien que estaría en casa celebrando estos días de Navidad en familia, como siempre…

—¡Que tires! —Pedro estaba a punto de perder la paciencia—. Deberías dar saltos de alegría, joder. Estás a pocos minutos de ver una de las fortalezas más grandes de toda Castilla-La Mancha.

—Vale, vale, ya no digo nada más —Jorge hundió la cabeza entre sus hombros y, sin quitar la vista del suelo, empezó a caminar en la dirección que indicaba Mario. La noche iba a ser muy larga y pensó que sería mejor no protestar, o se las tendría que ver con Pedro.

Avanzaron varias decenas de metros por un camino que discurría entre cientos de encinas. Los rayos del sol empezaban a teñir de rojo y amarillo las nubes y el cielo, que parecían a punto de arder. Al cabo de un rato divisaron la silueta de la enorme fortaleza. Los tres se detuvieron casi al mismo tiempo, boquiabiertos.

—¿Qué os dije? Es una pasada, ¿eh? —Mario se sentía orgulloso cada vez que le descubría el castillo a alguien. Siguió caminando y apremió a sus amigos a continuar—. Venga, vamos a montar la tienda, así estaremos listos antes de que anochezca del todo. Venid conmigo; al lado de la torre del homenaje podremos resguardarnos del frío si acampamos pegados a la muralla. Además, justo allí hay un aljibe que a Pedro le será muy útil si se harta y tiene que tirarte. ¿Qué te parece, Jorge?

—Muy gracioso. No pienso abrir más la boca por hoy.

Sacaron sus cachivaches y, una vez montada la tienda, se acomodaron dentro. Los últimos rayos de sol ya se habían ocultado bajo las nubes y ahora estaban prácticamente a oscuras. De repente, algo sobresaltó a Jorge.

—¿Qué ha sido ese ruido?

—Yo no he oído nada; serán paranoias tuyas —contestó Pedro—. Y además, ¿no decías que no ibas a abrir más la boca?

—¡Joder! Hay alguien ahí fuera, estoy seguro.

Se quedaron callados y pudieron escuchar claramente unos pasos; pasos lentos, rítmicos y seguros, que hacían crujir la arenilla del suelo y que iban acompañados de un ruido metálico. Una voz sonó atronadora en el silencio de la noche.

—¿Quién me ayudará a conquistar Jerusalén?

—¡Tíos! ¡¡No me digáis que lo del templario iba en serio!! Yo me voy de aquí pero cagando leches— Jorge se levantó y, casi inmediatamente, se volvió a quedar sentado; Pedro le había pegado un fuerte tirón del jersey.

—¿Os queréis callar de una vez? —Mario abrió la cremallera de la tienda, asomó la cabeza y se dirigió al desconocido que, plantado allí de pie, iba vestido como un caballero templario y lo miraba con curiosidad. Las palabras salieron de su boca sin que casi le diera tiempo a pensarlas—. ¡¡Yo te ayudaré a conquistar Jerusalén!!

Para asombro de los tres amigos, cuyos tres rostros ya asomaban por la puerta de la tienda, el recién llegado se arrodilló; inclinó la cabeza, al tiempo que ponía una mano en el pecho y la otra sujetaba su espada.

—Caballeros, soy fray Bernardo. Acompáñenme, por favor. Les mostraré el tesoro.



A la mañana siguiente, el guía oficial de la Casa de Osuna se disponía a hacer la primera visita del día con un grupo de turistas.

—Muchos conocen esta fortaleza como el castillo templario de Montalbán —explicó mientras contemplaban la imponente construcción desde la explanada—; pero nada más lejos: en realidad solo perteneció a la orden durante 87 años. Los primeros restos documentados son de época romana, y también perteneció a visigodos y a musulmanes.

Después guió al grupo por el foso, el baluarte, un tramo de muralla y la entrada principal; al atravesar la puerta vio algo que le parecieron restos de una fogata. Pensó que habrían sido unos gamberros, como pasaba a menudo. A veces iban de día, daban una vuelta, subían a la muralla y poco más; “qué ignorantes”, pensó. “No saben lo que se pierden recorriendo la fortaleza en tan solo unos minutos…”; pero otras veces iban de noche, buscando ese tesoro que los caballeros de la orden habían escondido en algún lugar. Según una leyenda, uno de ellos se aparecía aquí, cada 27 de diciembre por la noche, para mostrar el sitio exacto en el que sus compañeros de armas lo habían ocultado.

En ese momento algo que brillaba en el suelo, a los pies de la torre del homenaje, llamó su atención. Se agachó para cogerlo y vio que era el broche de una capa templaria. El guía no pudo evitar esbozar una sonrisa; el castillo había pertenecido a los templarios durante poco tiempo, pero fray Bernardo lo había vuelto a hacer…


Con este relato participo en el concurso de Cuentos de Navidad patrocinado por Iberdrola. Si alguien está interesado, puede animarse aún: el plazo está abierto hasta el próximo 6 de enero a las 23:59 horas.