martes, 9 de junio de 2015

La casa de los amores imposibles - Cristina López Barrio

Publicación: Barcelona: Debolsillo, 2010
Edición: 1ª ed.
Descripción física: 476 p.; 19 cm.
ISBN: 978-84-9989-477-5
CDU: 821.134.2-31"19"
Signatura: N LOP cas
Precio: 9,45 euros en la Casa del Libro






CLARA, MANUELA, OLVIDO, MARGARITA, SANTIAGO...

No conocía de nada esta novela, y como uno de los días que en el transporte público me quedé sin lectura pasé por el bibliometro, me lo llevé por recomendación del chico que trabaja allí, que suele tener bastante ojo con las lecturas que me sugiere.


Argumento y personajes

El argumento de La casa de los amores imposibles llama bastante la atención: se trata de la historia de las mujeres de la familia Laguna, que están destinadas a sufrir por amor durante toda su vida, y a engendrar sólo hijas, que también serán perseguidas por la misma maldición. Pero cuando, contra todo pronóstico, por fin nace el primer Laguna varón en mucho tiempo, surgirá la duda de si él será capaz de romper la maldición de las mujeres de su familia...

La historia comienza con Clara Laguna, una joven bellísima que vive en un pueblo de Castilla a finales del siglo XIX. Un día conoce a un terrateniente andaluz que está por allí de paso porque ha ido a cazar; por supuesto, se enamora de ella (y ella de él, a pesar de las advertencias de su madre, la bruja Laguna, que le recuerda continuamente la maldición que pesa sobre las mujeres de la familia). Cómo no, Clara se queda embarazada y el andaluz la abandona, aunque le deja en "herencia" una granja a las afueras del pueblo; ella, llevada por las ganas de vengarse, decide que esa casa no será una granja como desea el terrateniente, sino nada menos que un burdel, que llevará por nombre la casona roja.

Clara Laguna se convierte en la prostituta más famosa de la zona, y a la casona roja acuden hombres no sólo del pueblo sino de muchos otros sitios; tanto es así que Clara debe contratar a varias chicas más para que la ayuden en sus tareas. Meses después Clara da a luz, por supuesto a una niña, que se llamará Manuela y que, al contrario que su madre, es más bien fea. Bernarda, la cocinera, será quien crie a la niña, ya que su madre se ocupa de ella lo justo; y de hecho Manuela tardará un tiempo en enterarse de que en realidad su madre es Clara.

A pesar de que Manuela se cría en este ambiente, al ir pasando los años llega a odiar realmente a su madre; y se convence a sí misma de que la única manera de romper la maldición que persigue a las mujeres Laguna será limpiando el honor de la familia. Pero las cosas no siempre son como uno las planea, y después de un viaje a Galicia, Manuela da a luz una niña, a la que llamará Olvido, que es tan bella y llama tanto la atención que parece imposible que vaya a pasar desapercibida como para que se libre de que un hombre le haga daño por amor, como a todas las demás mujeres de la familia. Olvido pasará la mayor parte del tiempo encerrada en la casona roja, pero el destino querrá que conozca a Esteban, compañero de clase e hijo del maestro del pueblo, y que por supuesto se enamore perdidamente de ella.

Clarísimamente, las protagonistas absolutas de esta historia son las mujeres Laguna, a las que conoceremos realmente a fondo según vayamos pasando las páginas de la novela; todas ellas están tan bien descritas que seremos capaces de imaginar las diferentes situaciones al ir avanzando en la lectura de su historia.

* Clara: será la primera Laguna a la que conoceremos; una chica de pueblo, inocente, alegre e increíblemente bella, que se enamorará perdidamente del andaluz que después la abandona. Es de carácter muy fuerte, y a pesar de que debido a su juventud no llega a creerse del todo que se pueda sufrir por amor como dice la maldición que persigue a su familia, no duda ni un momento en hacerse prostituta con tal de vengarse del padre de su hija, y se recrea en el momento en el que él volverá de Andalucía y se morirá de celos cuando descubra lo que Clara ha hecho.

* Manuela: la hija de Clara es totalmente opuesta a ella, no sólo físicamente sino también en cuanto a su carácter. Como ya he comentado antes, se cría no con su madre sino con Bernarda, la cocinera, que prácticamente no sabe hablar aunque sus estupendos guisos seguirán apareciendo a lo largo de toda la historia y de hecho compondrán muchos de los recuerdos de infancia que conserva Manuela con el paso del tiempo. Es un personaje que se nos llega a hacer bastante antipático en algunos momentos, y no es que nos alegremos por el hecho de que nadie en el pueblo pierda la ocasión para humillarla, pero tampoco es que nos dé demasiada pena, todo hay que decirlo.

* Olvido: hereda la mítica belleza de su abuela Clara, y desde bien pequeña su madre le inculcará que lo único que debe hacer en su vida para acabar con la maldición de las Laguna es ir al colegio para no ser una analfabeta, y casarse con un rico para acabar de una vez con las habladurías de todos los vecinos del pueblo. Será precisamente en el colegio donde Olvido conocerá a Esteban, y a través de su historia de amor tan pura, empezaremos a pensar que quizá no todas las mujeres Laguna están obligadas a sucumbir a su maldición...

* Margarita: la hija de Olvido intentará vivir una vida totalmente distinta a la de sus precedesoras, aunque no os quiero destripar nada por si os animáis a leer la novela. Eso sí, con lo que no destripo nada, porque viene en la contraportada del libro, es contándoos el hecho de que Margarita da a luz un varón, al que todas ven como el Laguna que salvará a estas mujeres de sufrir su eterna maldición. Hay un pasaje muy gracioso en el que la autora nos cuenta cómo algunas personas del pueblo se acercan a la casona roja cuando se ha extendido el rumor de que ha nacido un Laguna varón; y vemos cómo Manuela coge un palo y con él se dedica a enseñarles a los vecinos los huevecillos de Santiago mientras él duerme.

* Santiago: el varón de la familia Laguna será un personaje querido por todos; no sólo por su madre y las demás mujeres Laguna, sino también por toda la gente que vive en el pueblo. Y tendremos que leer la novela para conseguir averiguar si será él quien libre a la familia Laguna de esta maldición que lleva siglos persiguiéndola.

También aparecerán otros personajes como la prostituta gallega, gracias a cuyas historias Manuela decide viajar a esas tierras. Conoceremos también al padre Imperio, el cura del pueblo, recién llegado del Caribe. Y más tarde conoceremos a su sustituto, que jugará un papel clave en la historia de uno de los personajes. Hay unos cuantos más, pero es mejor ir conociéndolos al leer la novela.


Mis impresiones: lo que cuenta y (sobre todo) cómo lo cuenta

La novela se me ha hecho muy fácil de leer. En algunas ocasiones no tenemos muy claro cuánto tiempo ha pasado entre unos sucesos y otros, pero esto no supone ningún inconveniente a la hora de la lectura. Además hay otros momentos en los que la autora nos está contando la historia real de las mujeres Laguna, aunque la mezcla con ciertos elementos que no es que sean fantásticos, pero en la vida real son inanimados y aquí digamos que cobran vida (como las flores o las plantas cuando hablan con las Laguna).

Como digo la historia se lee bastante rápido, pero no porque a esta novela le pase como me ha ocurrido con algunas, que está escrita con tan pocos signos de puntuación que prácticamente lo lees todo de un tirón y a veces ni te enteras bien de lo que estás leyendo. En este caso, veremos que la historia transcurre en muchos momentos con rapidez, aunque la autora se entretiene muchas veces en describirnos con mucho detalle algunas escenas, en las que incluso introduce esos elementos fantásticos de los que hablaba antes. Es como si tuvieras claro que estás leyendo una historia real, pero de repente aparecieran cosas que también tienes claro que no se comportan así en la realidad... Hay algunos fragmentos que personalmente a mí me han encantado, porque están escritos de una forma que me ha parecido preciosa, pero sin llegar a ser empalagosa ni ñoña. Lástima que ya haya devuelto el libro en el bibliometro, porque si lo tuviera delante me habría gustado poner aquí algunos ejemplos de lo que os estoy contando, para que al menos pudierais juzgar por vosotros mismos.

La novela me ha parecido que está muy bien escrita. Hace años le oí decir a un amigo corrector de estilo que si viéramos los manuscritos originales de muchos escritores consagrados a los que casi todo el mundo disfruta leyendo, y que se supone que escriben fenomenal, se nos caerían al suelo unos cuantos mitos. En este caso no sé si será directamente cosa de la autora o si habrá tenido detrás a un buen equipo de editores y correctores; me gustaría pensar que los propios autores por lo general escriben bien sin necesidad de que haya a su lado una persona que se dedica a corregirles las faltas de ortografía, que según mi amigo son bastante abundantes... En cualquier caso, La casa de los amores imposibles a mí me ha gustado bastante, y desde luego el dominio del lenguaje que tiene la autora queda patente en ella; y por cierto, esta vez no he tenido que ir armada con un lápiz para marcar las erratas que me iba encontrando porque creo que no las había, o al menos no tan llamativas como para que ahora mismo las recuerde.


Conclusión

Me ha gustado mucho esta novela, y sus personajes han pasado a ser como viejos conocidos o incluso casi de la familia, debido al gran detalle con el que la autora nos describe a cada uno de ellos. Por supuesto unos nos caerán mejor y otros peor, pero de todos ellos llegamos a conocer perfectamente su carácter, sus debilidades, sus miedos y sus ambiciones.

La historia, a pesar de ser un dramón, también me ha gustado bastante, e incluso muchas veces me daba pena tener que cambiar de línea de metro o de autobús, porque me tocaba dejar de leer durante un momento para continuar después con el libro. No es como otras veces, que te dan ganas de pasar unas cuantas hojas al menos para ver cuánto te falta para terminar un capítulo; todo lo contrario, los capítulos se iban terminando mucho antes de que ni siquiera te plantearas eso de ponerte a cotillear para ver cuántas páginas quedaban hasta acabarlos.

Normalmente no suelo hacer ningún caso cuando oigo a alguien decir que una novela es para niños, o para mujeres, o para adolescentes, o para hombres, o lo que sea. Nunca me ha gustado eso de encasillar ni los libros ni las películas, aunque esto de los tópicos supongo que nos puede y a veces tendemos a pensar que a las chicas les gustan las comedias románticas y a los chicos los efectos especiales y los tiros. Menciono esto porque puede que alguien piense que al tratarse de una historia protagonizada por mujeres y escrita por una mujer, esté destinada a mujeres; yo en esto no me quiero meter, pero simplemente lo digo para que ningún chico se eche atrás pensando que esta novela va a ser una pastelada. Vamos, que yo personalmente la consideraría unisex, y de hecho el chico del bibliometro me la recomendó porque a él también le había gustado. Si os animáis a leerla, tanto chicos como chicas, creo sinceramente que lo más seguro es que os guste.

12 comentarios:

  1. Me he quedado con ganas de leerlo!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo en casa esperado turno desde hace un montón...

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te animas con él, que seguro que lo disfrutarás.

      Eliminar
  3. Te has puesto las pilas con las reseñas, ¡`genial! El libro, pues no lo conocía de nada pero creo que es de lo mejor que puedo leer ahora. Otra vez he cogido un tocho de esos gordos 8000 en plena crisis, si es que no tengo remedio :/ Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, si es que lo tuyo ya es vicio... :-P Pues si te animas con este ya me contarás qué te parece.

      Eliminar
  4. ¡Cómo me gustó esta novela, Espe!, aún me acuerdo de todo y mira que ya hace un tiempo que la leí ... La leí en un para de ratos. ¿Y qué me dices de las escalopendras? ¡A mí me dio por buscarlo en el diccionario y todo!, y pa' qué ... ¡qué asco, madre!

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, es de las novelas que te dejan poso incluso tiempo después de haberlas leído. Ayyyyyyyy, con lo monas que son las escolopendras, pobrecitas.

      Eliminar
  5. me gustó leerla pero me resultó algo densa en ciertos momentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces el lenguaje es un poco rebuscado. Pero supongo que también depende del momento, porque yo huyo de las lecturas densas y en este caso esta no me lo pareció...

      Eliminar
  6. A mi también me gustó bastante, me pareció una narración muy bella gracias a las metáforas. Siendo de esas historias difíciles de olvidar, como los bollos de canela.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, a mí lo que más me gustó también fue el lenguaje que emplea la autora.

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. :-)