martes, 16 de febrero de 2016

A las ocho en el Novelty - Carlos Díaz Domínguez

Imagen: de la web del autor.
Publicación: Barcelona: B de Bolsillo, 2014
Edición: 1ª ed.
Descripción física: 452 p.; 19 cm.
ISBN: 978-84-9872-981-8
CDU: 821.134.2-31"19"
Signatura: N DIA lag
Precio: 10 euros en la Casa del Libro (5,49 euros en formato digital).





ENTRE RUSOS ANDA EL JUEGO

Hace ya bastantes meses que me regalaron por Navidad Lágrimas sobre Gibraltar, de Carlos Díaz Domínguez; cuando todavía no me había dado tiempo a leerlo (los que me seguís habitualmente ya sabéis de mi atasco lector perpetuo), me enteré de que el autor había publicado una nueva historia. Como además me invitó a la presentación de la novela en Madrid, pensé que sería la ocasión perfecta no solo para saludar a Carlos sino de paso para enterarme de qué iba la historia (de la anterior sabía más bien poco antes de leerla) y de paso para aprovechar y marcharme de la presentación con un ejemplar firmado por él, aunque no tuviera ni idea de cuándo le iba a llegar el turno de que pudiera leerlo.

En cualquier caso, viendo lo mucho que me había gustado la historia que contaba Lágrimas sobre Gibraltar (que ya señalé en su día en mi reseña que recomiendo totalmente porque está tan bien escrita que consiguió engañarnos a todos), y después de escuchar todo lo que contaron en la presentación de A las ocho en el Novelty, tuve bastante claro que esta siguiente novela de Carlos me iba a gustar también, como así fue.


Argumento y personajes

La trama que nos trae esta vez Carlos trata, nada más y nada menos, de algo que podría cambiar por completo la historia de España; así, como lo leéis. Recuerdo haber leído en algún libro de historia, de estos que mezclan acontecimientos reales con cotilleos y chascarrillos varios, que era muy comentado en su época el hecho de que nuestro rey Fernando VII no era en realidad hijo de Carlos IV, porque por lo visto su mujer, la reina María Luisa de Parma, era un poco casquivana y tenía una lista bastante extensa de amantes, entre ellos Godoy, que fue valido del rey y parece ser que amante tanto del rey como de la reina. Si nos paramos a pensar en que esto podría ser cierto (y desde luego Carlos se encarga de contárnoslo de tal manera que no tenemos más remedio que creerlo), resultaría que desde Fernando VII incluido, todos nuestros reyes no lo han sido por derecho propio sino que en realidad son unos impostores. Aunque bueno, en realidad me imagino que no sería la primera vez que pasara esto, porque a saber cuántos de nuestros reyes de todas las épocas habrán tenido hijos bastardos, o a saber de quién era hijo alguno de los monarcas que han sucedido a otros en el trono de España...

Como vemos, el argumento no puede ser más interesante; algo que podría cambiar por completo la historia de España no es cualquier cosa... Así, por un lado nos encontraremos con Anatoli Boychenko, un antiguo dirigente del KGB que lleva años (en realidad toda su vida) obsesionado con dar con un supuesto tesoro que se cree que Manuel Godoy escondió a buen recaudo antes de perderlo todo en el motín de Aranjuez; Anatoli tiene detrás a todo un equipo de gente de su total confianza, algunos de ellos auténticos matones, que harán cualquier cosa con tal de complacer los deseos de su jefe. Pero ellos le sirven más bien para hacer el trabajo sucio; en realidad le hacen falta los conocimientos y la experiencia de alguien experto en la materia, así que Anatoli contratará los servicios de Leonor Cortés, una anticuaria salmantina que actualmente se encuentra afincada en la localidad francesa de San Juan de Luz. Y por otro lado, veremos que el gobierno español pondrá todos los medios a su alcance para que no trascienda el hecho de que posiblemente Fernando VII no era hijo de Carlos IV, ya que lógicamente esto afectaría a la historia de la corona de nuestro país. Habrá así una serie de movimientos diplomáticos que nos llevarán también por tierras rusas. No es difícil intuir, desde luego, que estas dos tramas se acabarán cruzando en algún momento.


Mis impresiones

Igual que ya me ocurrió en su día con Lágrimas sobre Gibraltar, me he encontrado de nuevo con una historia que está tan bien escrita que en muchos momentos durante la lectura me surgieron las dudas de si podría ser realmente cierto lo que me estaba contando Carlos. Y es que consigue la combinación perfecta entre hechos históricos y hechos inventados, de tal manera que iremos conociendo detalles sobre los personajes reales al mismo tiempo que descubriremos todos los misterios de la trama que él plantea; sin embargo no es de los típicos libros de historia en los que hay una sucesión de datos, nombres y fechas que son casi imposibles de recordar cuando llevas un rato leyendo, sino que Carlos nos va dando toda esta información de una forma muy bien dosificada, para que conozcamos la historia pero no acabemos saturados.

Además de meternos en la historia desde el primer momento, habrá ocasiones en las que sufriremos por los personajes; claro que habiendo rusos de por medio, y además algunos nada menos que antiguos miembros del KGB, el suspense está garantizado. De hecho, según empecé a leer la novela vi que en el primer capítulo ya aparecían los rusos, pensé que a ver cuánto tardaban en cargarse al primer personaje; y efectivamente no fallé, aunque tranquilos, que diciendo esto no destripo nada de la trama. Empezaremos en primer lugar conociendo quiénes son Anatoli Boychenko y sus secuaces, de dónde ha aparecido cada uno de ellos y qué vida ha llevado hasta acabar trabajando para Anatoli, cuáles son sus motivaciones para hacer lo que hacen... Y todo esto nos llevará no sólo a conocer más en profundidad a cada uno de ellos, sino también a descubrir algunos acontecimientos históricos que sucedieron realmente, como el famoso éxodo de los niños españoles, hijos de republicanos, que tuvieron que marcharse a la URSS tras la Guerra Civil.

Por supuesto, la vida de Leonor empezará a correr un serio peligro desde el primer momento en el que Boychenko pone sus ojos sobre ella. Lo que en un principio parece la búsqueda de algunos objetos antiguos por parte de un comprador interesado (que por alguna razón escama a Leonor desde que pone los pies en su negocio), termina siendo algo mucho más complicado cuando la anticuaria sospecha que el supuesto comprador no se detendrá ante nada ni ante nadie con tal de conseguir lo que quiere. Y a veces resulta complicado explicarle a alguien tan convencido de algo que lo que busca quizá ni siquiera existe... A lo largo de la lectura nos surgirán dudas sobre si el tesoro escondido de Manuel Godoy es verdadero o no, y haremos junto con los personajes especulaciones de dónde podría estar oculto, y por supuesto de qué es en realidad ese tesoro; porque sabremos que Godoy era un hombre muy astuto y precavido, y posiblemente lo dejaría todo atado y bien atado antes de verse obligado a huir de España.

Además tenemos también por medio al gobierno español, que por su parte hará todo lo posible por evitar que todo este asunto ponga en peligro la historia de nuestra corona, al menos tal y como la habíamos conocido hasta ahora. Los momentos y las conversaciones que viviremos con dos de los personajes, uno del cuerpo diplomático español y otro del gobierno ruso, y que tienen lugar en Moscú, son para mí de lo mejorcito de la trama, junto con todos los detalles concernientes a los personajes reales: me refiero no sólo a los monarcas Carlos IV y Fernando VII, sino sobre todo a Manuel Godoy y al gran amor de su vida, Pepita Tudó.

Una de las cosas que más me gustó de la novela fue que a través de su lectura viajaremos a lugares muy diversos: la acción se desarrolla en San Juan de Luz, la localidad francesa en la que os contaba que Leonor tiene su negocio, pero también recorreremos sitios como Madrid, San Sebastián, Salamanca (precisamente el Novelty está allí) y hasta Nueva Orleans; esta última ciudad no la conozco, pero el resto sí y la verdad es que a mí siempre me parece que le da un valor añadido a las novelas el hecho de que ocurran cosas en sitios que uno conoce bien. Es una forma más de recorrer los escenarios de la mano de los personajes, sobre todo cuando gracias a las descripciones sabes dónde están sucediendo las cosas en todo momento.

A pesar de que la historia tiene un ritmo trepidante, y de que están todo el tiempo sucediendo cosas, unas más inesperadas que otras, llega un momento en el que conoceremos perfectamente a los personajes, y es que Carlos también es totalmente cuidadoso en este aspecto, y habrá veces en las que tengamos incluso la sensación de que sabemos cómo va a reaccionar un personaje en concreto, como si lo conociéramos de toda la vida. Y eso es algo que se agradece muchísimo, porque lo de que los personajes no te transmitan nada es algo que personalmente odio. En el caso de personajes reales supongo que es más sencillo conocer detalles y darlos a conocer a los lectores (aunque claro, también tiene su miga lo de darles el tratamiento ideal para que los conozcamos pero no acabemos agobiados con datos sobre ellos), pero con los personajes inventados Carlos lo consigue igualmente. Tiene una forma de escribir que a mí me gusta muchísimo, porque por lo general vamos avanzando en la historia de forma totalmente natural, pero cuando queremos darnos cuenta habremos llegado a un punto en el que no tendremos más remedio que seguir leyendo, porque no podemos resistir la intriga de quedarnos sin saber qué va a pasar a continuación. La verdad es que ha habido ratos en los que me ha fastidiado bastante tener que dejar de leer y ponerme a trabajar, porque estaba deseando que pasara el tiempo para volver a retomar la lectura; y creo que eso es una buenísima señal.


Conclusión

Creo sinceramente que A las ocho en el Novelty es una novela que nadie debería perderse. Si os gusta la novela histórica, seguro que disfrutaréis de lo lindo de esta lectura; y si no os llama demasiado el género, siempre os la podéis tomar como una novela trepidante y llena de intriga y hasta aventuras, porque de todo eso le sobra. Y además de resultar una novela de lo más entretenida, podréis incluso descubrir (o redescubrir, si ya conocíais esta época) detalles sobre varios hechos cruciales de nuestra historia.

Después de haber leído únicamente dos de las muchas novelas que ha escrito Carlos, tengo claro que tendré que seguirle la pista muy de cerca. Ahora me faltan por leer todas sus novelas anteriores, más las que vaya escribiendo en el futuro, pero desde luego creo que no me va a decepcionar.

20 comentarios:

  1. No la he leído pero la tengo apuntada

    ResponderEliminar
  2. La leí hace cosa de un año y guardo de ella un gran recuerdo. Me impactó mucho porque además del ritmo vertiginoso que Carlos imprime a la historia, que la haya situado en mi ciudad, en Salamanca, le añade un plus. Ese profesor de instituto que añora ese amor, esa anticuaria parisina, esa verosímil historia sobre Godoy... No he leído ninguna otra de Diáz Domínguez pero creo que debo ponerme a ello.
    Tu reseña me ha parecido fantástica: bien escrita, muy completa y con sugerentes ideas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo siempre he pensado, y por eso lo menciono en la reseña, que es un valor añadido eso de que la acción ocurra en ciudades que uno conoce bien. Me encantó el personaje del profesor, sus escenas con la asistenta fueron de las más divertidas de la novela. Me alegro de que te haya gustado la reseña; muchas gracias por la visita.

      Eliminar
  3. Lo tengo en casa pero todavía no he podido leerlo, como tantos y tantos otros,... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, yo es que ya prefiero no pensar en la lista interminable de libros que tengo pendientes... :-S

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Ayyyyyyy, no sabes lo que te pierdes...

      Eliminar
  5. Coincido totalmente contigo. Me gustó mucho también!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. MUY BUENAS NOCHES tenga ujté, Doña librera!!! Pues mire, sobre el asunto de libros por leer y que además esperas y quieres leer, un porrón y me quedo corto. Pero es que además, algunos (bueno, muchos) de ellos...cuando los pueda empezar ya serán viejos y todo, jajajajajaja...

    Pero al tema. En esta ocasión, ME HE LEÍDO ENTERA SU RESEÑA, y he de decirle que está bien escrita de narices, de hecho, sólo por leer una reseña así ya le entra a uno el gusanillo de leer el libro (bueno, o ponerlo en cola, jajajajajaja...). Lo que pasa es que no me va mucho este tipo de relatos. Pero aprovecho el comentario, la visita y el saludo a su Taberna, para ver si conoce el siguiente libro que ha caído en mis manos recientemente, bueno, o mejor, que una de mis cuñadas (que es socia del Círculo de lectores) le ha pasado a mi esposa porque dice (mi cuñada) que se le cae de las manos, Y TOTAL, que lo tenemos en el estante. Y es este: "El Castillo", de Luis Zueco. Ni mi esposa ni yo tenemos ninguna referencia sobre él, y tampoco sobre el autor...así que si vuecencia lo conoce, sin destripar, me comenta si le parece chulo o más bien mediocre.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, tabernero querido. Pues me alegro mucho de que le haya gustado a usted la reseña, a pesar de que no le vaya mucho este tipo de relatos. Respecto al que me pregunta, "El castillo", no lo he leído aún así que no puedo decir nada; eso sí, lo tengo apuntado en la lista porque varias personas, de cuyo criterio lector me fío bastante, me lo han recomendado. Así que supongo que le gustará también a usted. ¡Besos!

      Eliminar
  7. Hola mi librera preferida
    Como te admiro querida Espe
    Coincido totalmente con el compi anterior...tus reseñas estan bien escritas DE NARICES!!!
    Aunque lo mio no es el ámbito literario pero creo distinguir un texto bien escrito y los tuyos lo están y mucho.
    Lo tuyo también es arte y creatividad .
    Espe en uno de tus mensajes me comentas que igual te animas para la quedada.
    Estaría encantada de apuntarte guapi.
    Lluvia de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola!! Me alegro un montón de que te gusten mis reseñas, de verdad. Para lo de la quedada cuenta conmigo, seguro. :-)

      Eliminar
  8. Me tienta mucho esta novela, por el período en que transcurre, por los lugares y los personajes. El siglo XIX español me encanta. Este año he disfrutado mucho explicándolo a mis alumnos de bachillerato, a quienes siempre recomiendo novelas sobre lo estudiado, así que ésta me la apunto. Aunque tengo tanto pendiente por leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que te va a gustar, así que ya me contarás si te animas con ella. No me hables de lo que tienes pendiente, que yo ni aunque existiera el Dulcolaxo ese aplicado a lecturas, conseguiría desatascarme, jajajaja.

      Eliminar
  9. Hola Espe yo de nuevo
    Necesitaría tu correo electrónico para añdirte a la lista de la QDD
    Principalmente porque cada semana mandamos un correo a todas las que asistirán .
    Son correos con las actualizaciones que pudiera haber...nuevas participantes...novedades de Creativa o del encuentro..etc...
    mi mail es mariadelcarmen81@gmail.com
    Espero el tuyo y recibirás todo la informacion
    Gracias guapísima
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, es verdad! Ahora te escribo, gracias por recordármelo. Otro besazo para ti.

      Eliminar
  10. ¿No has leído nada desde este libro? ¡No me lo creo!
    ¡¡¿Ande andas, shiquilla?!! No me digas que de Semana Santa porque están todos aquí, ¡dios, no se cabe en esta ciudad!

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo creas, que sí he leído más cosas pero me faltan horas para escribir reseñas; bueno, y para todo... Estoy en Madrid, no me verán a mí en Sevilla en Semana Santa en la vida, jajajajaja. Con lo que yo me agobio, ohú.

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. :-)