domingo, 17 de septiembre de 2017

Arenas movedizas - Henning Mankell

Imagen: Casa del Libro
Título original: Kvicksand / traducción del sueco por Carmen Montes Cano Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Tusquets, 2016
Descripción física: 374 p., 19 cm.
ISBN: 978-84-9066-318-9
CDU: 821.113.6-31"19"
Signatura: N MAN are
Precio: 19,90 euros en la Casa del Libro






AUTOBIOGRAFÍA E HISTORIA

Cuando me enteré de que Mankell había muerto, estaba precisamente escribiendo una reseña sobre Daisy sisters, la última novela suya que había leído hasta que por fin le llegó el turno a esta que os traigo hoy y que, para variar, llevaba ya meses esperando en la balda de libros pendientes... De la muerte de Mankell hace ya algún tiempo, pero aun así no consigo hacerme a la idea de que nunca escribirá más novelas; aunque también es cierto que no las he leído todas, así que al menos podré disfrutar de alguna más, aunque él ya no esté.

En el caso de esta novela, además, me llamaba la atención el hecho de que el autor la hubiera escrito para contar sus vivencias con el cáncer, esa terrible enfermedad que acabó finalmente con su vida y que yo conozco tan bien. Pensé que me sentiría identificada al leer esta historia, como así fue; y eso, unido a que Mankell siempre me ha cautivado con su forma de escribir, hizo que disfrutara muchísimo de esta lectura, a pesar de que algunos momentos me resultaron tan sumamente familiares que hubo pasajes que se me hicieron un poco cuesta arriba. Y es que si hay algo que admiro en un escritor es que sepa conseguir que nos pongamos en la piel de sus personajes; en mi caso era fácil porque me sonaba todo lo que cuenta: las noches de insomnio, la preocupación el día que tocaba ir al hospital a una nueva revisión, los efectos secundarios de la quimioterapia, la huella que uno dejará en el mundo cuando se haya marchado... Son cosas duras de recordar pero aun así me gusta mucho cómo lo cuenta Mankell, porque no se centra únicamente en hablar de su experiencia con la enfermedad, sino que al mismo tiempo que lo hace va dando saltos en el tiempo.

Mediante estos saltos conoceremos no sólo la experiencia en primera persona del autor, sino también sus disquisiciones acerca de la vida y del mundo, del género humano, de nuestros miedos y creencias, todo ello aderezado con pasajes históricos, anécdotas de viajes que realizó el propio Mankell, e incluso menciones a hechos antiquísimos como el hallazgo de varias piezas en el yacimiento de Vogelherd, que data del Paleolítico; curiosamente, sobre esta época de nuestra historia hace varias menciones, y eso me gustó más si cabe, porque poco tiempo después fue cuando comencé a estudiar el grado en Historia del Arte y todo aquello me resultaba de lo más familiar. Es decir, que el autor (o esa fue la sensación que me dio a mí) aprovecha su enfermedad para dedicarse a filosofar sobre diferentes aspectos del mundo y del ser humano, recurriendo para ello a sus propios recuerdos y vivencias.

El título de la novela viene por algo que le ocurrió a Mankell cuando era niño, y es que soñó que moría atrapado por arenas movedizas; al ser diagnosticado de cáncer, la pesadilla vuelve y es en ese momento cuando decide dejarnos esta visión suya de la vida y del mundo, que es como si fueran unas memorias o una autobiografía, contada de forma bastante original. Quizá esto suena un poco morboso, pero mientras leía la novela, a ratos me daba la sensación de que mientras Mankell la escribía tenía claro que la enfermedad podría con él; se supone que su novela habla más sobre la vida que sobre la muerte, pero yo no pude dejar de tener ese presentimiento durante algunos momentos...

Esa fue la primera vez que el escritor sueco, que puso la novela policiaca de su país en el mapa mundial y lo convirtió en uno de los clásicos contemporáneos del género, escuchó esa palabra que 57 años después lo tocaría a él de manera contundente. Una pesadilla. El 16 de diciembre de 2013 sufrió un accidente en su coche, el día de Navidad se despertó con lo que pensó era una tortícolis, en los días sucesivos el dolor se extendió de manera extraña, el 8 de enero de 2014, de una mañana fría y nevada, fue al hospital y tras unas radiografías le diagnosticaron un tumor cancerígeno en el pulmón izquierdo con metástasis en la nuca. Los siguientes diez días fueron devastadores para su ánimo. Conoció el pavor. Creyó hundirse. Hasta que emergió con la idea de afrontar la enfermedad, de no dejarse vencer y de contar ese duelo con la muerte desde la perspectiva de la vida.

Si ya conocíais a Mankell por sus novelas protagonizadas por el famoso comisario Wallander, quizá esta lectura sea una buena opción para cambiar totalmente de tema. Y si no lo conocéis y os apetece saber sobre él, además de sobre su forma de escribir, quizá este título sea la mejor manera de hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se alimenta de tus comentarios. :-)