martes, 26 de abril de 2011

El recetario industrial - G.D. Hiscox, A.A. Hopkins

Título: El recetario industrial. Refundición de los dos recetarios industriales más acreditados de los Estados Unidos de América
Edición: 2ª ed.
Publicación: Barcelona: Gustavo Gili, 1994
Descripción física: 1335 p., 23 cm.
ISBN: 968-887-253-9 
CDU: 66/67(083.1)
Signatura: 66/67(083.1) HIS
Precio: 37,50 euros en la Casa del Libro


SÓLO ME FALTA EL CALDERO

Imagino que al leer el título de este libro, que no es precisamente una obra literaria al uso, os quedaréis con cara de extrañeza, como me pasó a mí cuando lo vi por primera vez. Eso de recetario industrial no me ayudaba nada a hacerme una idea de qué clase de libro era exactamente, así que os echaré una manita incluyendo su subtítulo, que dice lo siguiente: Enciclopedia de fórmulas, secretos, recetas, prácticas de taller, manipulaciones, métodos de laboratorio, conocimientos útiles, trabajos lucrativos para pequeñas y grandes industrias. Libro de consulta para todos los oficios, artes e industrias. Con esto ya queda todo un poco más claro...

Lo conocí en la fiesta de inauguración del taller de una amiga. Ella es restauradora y, junto con otras dos compañeras de la escuela de restauración, decidió montar un taller para trabajar en esto por su cuenta. El día de la inauguración, todos los que fuimos llevamos algún detallito para regalar a las tres, y uno de los regalos que apareció por allí fue este libro. Como yo no puedo resistirme y cuando veo un libro tengo que dedicarme a examinarlo, estuve un rato cotilleándolo. Me llamó muchísimo la atención, y según iba (h)ojeándolo me la llamaba cada vez más, porque empecé a darme cuenta de que era el libro ideal, un libro que servía prácticamente para todo. A mí me interesaba principalmente por aprovechar lo que me pudiera valer para lo relacionado con las manualidades y la artesanía, pero este libro incluye todo eso y muchísimo más...

Total, que me sentó fatal tener que marcharme e interrumpir la lectura, pero como no era plan de dejar a mi amiga sin su regalo, en cuanto tuve ocasión me acerqué a la Casa del Libro y me lo compré.


Este libro contiene tantísima información que supongo que a los editores les debió de resultar bastante difícil elaborar su índice. En realidad incluye dos índices, uno alfabético y otro analítico. Para que os hagáis una idea de los temas que trata, os enumero (de forma resumida, porque incluirlo todo puede ser una locura), el índice analítico:
  • Introducción.- Manipulaciones químicas. Pesos y medidas.
  • Capítulo primero.- Accidentes. Primeros socorros.
  • Capítulo II.- Agricultura. Abonos.
  • Capítulo III.- Aleaciones y amalgamas. Metalurgia.
  • Capítulo IV.- Artes: materiales y recursos empleados.
  • Capítulo V.- Bebidas de todas clases.
  • Capítulo VI.- Blanqueo, limpieza, conservación y restauración.
  • Capítulo VII.- Caucho, gutapercha, celuloide. Otras materias plásticas.
  • Capítulo VIII.- Cemento, colas, pastas y aglutinantes.
  • Capítulo IX.- Coloración y teñido.
  • Capítulo X.- Conservas alimenticias.
  • Capítulo XI.- Economía doméstica.
  • Capítulo XII.- Fotografía.
  • Capítulo XIII.- Recubrimientos metálicos y galvanoplastia.
  • Capítulo XIV.- Sustancias grasas.
  • Capítulo XV.- Helados, caramelos y dulces.
  • Capítulo XVI.- Impermeabilización, hidrófugos, igníficos, calorífugos y extintores.
  • Capítulo XVII.- Insectos, parásitos y alimañas.
  • Capítulo XVIII.- Jabones y bujías.
  • Capítulo XIX.- Joyería, relojería, arte del lapidario, trabajo del hueso, del marfil, etc.
  • Capítulo XX.- Juegos, trucos y curiosidades.
  • Capítulo XXI.- Lacas, pinturas, barnices.
  • Capítulo XXII.- Perfumería y productos de tocador.
  • Capítulo XXIII.- Pieles y cueros.
  • Capítulo XXIV.- Algunos productos industriales y farmacéuticos. Pólvoras y explosivos.
  • Capítulo XXV.- Tratamiento térmico y soldadura de los metales.
  • Capítulo XXVI.- Tintas, papeles, lápices, lacres, etc.
  • Capítulo XXVII.- Vidrio, cerámica y esmaltes.

Como veis, no le falta absolutamente de nada. Eso sí, me llama muchísimo la atención el capítulo XVIII... ¿Qué tendrán que ver los jabones con las bujías? Si lo averiguo os lo cuento, porque me tiene un poco intrigada.Yo lo utilizo continuamente porque en él puedes encontrar desde una receta para fabricar pólvora hasta la técnica utilizada para limpiar los diamantes (quien tenga alguno, claro), formas de fabricar diferentes tipos de cemento, pasta de dientes, jabones para distintos usos, o cosas como evitar que se empañen los espejos, elaborar sidra o fundir metales. Evidentemente, en una casa normal como la mía, hay un montón de cosas que yo no puedo hacer; para eso necesitaría, como mínimo, un taller parecido al que tienen los chicos del programa Bricomanía o similares. Pero para las cosas relacionadas con el día y día y sobre todo las referentes a manualidades, es mi obra de referencia.

La única pega que creo que le pondría a este libro, aparte de la que ya he comentado de su índice (con el cual te pierdes en cuanto te descuides), es quizá su precio. Puede que muchos piensen que casi 38 euros es demasiado para un libro, pero en mi caso tengo claro que mereció la pena hacer ese gasto. El libro es entretenido de leer, incluye cosas de lo más variadas e interesantes, me ha sacado de más de un apuro... ¡¡¡No se le puede pedir más!!! Bueno, sí: que me explique cómo fabricarme un caldero, porque con esto de los fregados en los que nos meten a veces cuando vamos a alguna feria de artesanía, como veis la escoba y el disfraz de bruja ya los tengo...

7 comentarios:

  1. Ja,ja, estas muy guapa de bruja!
    Me ha encantado lo de (h)ojeandolo, porque un libro lo mismo se hojea que se ojea!
    El libro parece muy útil y, aunque es caro, si te enseña como fabricar pólvora y cosas similares, bien empleado esta el dinero

    ResponderEliminar
  2. LAKY: Esa feria de artesanía estuvo de lo más divertida, aunque hizo tanto calor que acabamos achicharradas... La verdad es que el libro sí es un poco caro, pero si le sabes sacar partido es una maravilla; aunque de momento lo de fabricar pólvora no sé si lo necesitaremos...

    ResponderEliminar
  3. Yo la verdad es que con lo patosa que soy con las manualidades, no le sacaría nada de partido!!

    ResponderEliminar
  4. matiba: Que sí, mujer. Seguro que encontrarías algo que se te diera bien hacer. ;-)

    ResponderEliminar
  5. Yo sigo la estela de Matiba. Con lo torpe que soy, más vale que no intente nada. Pero mira que me has dado idea para un regalo a un amigo que sí que disfruta con todas estas cosas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues otra negada para las artes plásticas, jajja ¡Yo también tengo un disfraz de bruja, Espe! Este año me disfracé en hallowen para sorprender a mis sobrinos :))

    Por cierto, ¿dónde es la foto? Parece chulo el sitio, me ha gustado (lo poquísimo que se ve) los soportales en los que está tomada.

    bsos!

    ResponderEliminar
  7. Margari: Te digo lo mismo que a matiba: seguro que con tantas cosas como tiene el libro, encontrarías algo que fueras capaz de hacer. ;-)

    Rosalía: Habría que haber visto las caras de tus sobrinos, jaja. La foto es en Hoyo de Manzanares, un pueblo de la sierra de Madrid. Organizaron una feria "mágica" y los artesanos teníamos que ir disfrazados de hadas, brujas, duendes... Los soportales que ves son los de la plaza Mayor.

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. :-)