jueves, 10 de noviembre de 2016

Negro. Crimen en Dubái - Alexander Copperwhite

Publicación: Novela autopublicada, 2016

Descripción física: 102 p.
ASIN: B01APUCKJS
CDU: 821.134.2-31"19"
Colección: Los casos de Francisco Valiente Polillas, nº 1
Signatura: N COP neg
Precio: 0,01 euros en la Casa del Libro.





EL ANTIDETECTIVE

Creo recordar que conocí a Alexander Copperwhite por casualidad, porque vi en su perfil de Twitter que andaba promocionando sus libros. Este me llamó la atención y como el mismo autor facilitaba varios enlaces en los que poder descargarlo, decidí hacerme con él. La sorpresa no pudo ser mayor, porque no esperaba para nada pasármelo tan bien leyendo las aventuras de este detective que es, cuando menos, un poco surrealista.

Hasta este momento no sabía nada del autor, pero investigando un poco descubrí que es de Alcalá de Henares, de padre griego y madre española, y que ha viajado por prácticamente todo el mundo; sin embargo, después de muchos viajes, actualmente reside en un pueblo de Murcia, y fue al volver a España cuando despertó su pasión por la escritura. Si os apetece investigar más, en su página podéis ver todos los libros y relatos que ha escrito.

La sinopsis de la novela que os traigo, extraída precisamente de esta página, nos cuenta lo siguiente:
En su primera aventura, Francisco Valiente Polillas iniciará su carrera como detective y perseguirá a un despiadado asesino en uno de los lugares más lujosos e inhóspitos del mundo. La Nueva York de oriente medio, Dubái. Se verá obligado a luchar cuando menos se lo espera, se enfrentará al carnicero de fin de semana, tendrá que demostrar su valía en cada momento, hasta que finalmente... ¿Conseguirá atrapar al culpable? Que comience la caza…
Leyendo esta sinopsis, posiblemente nos imaginaremos que estamos ante una novela negra al uso; y no iremos muy desencaminados, pero esta historia es algo más. Y es que el detective Valiente Polillas es un tanto peculiar...

La historia comienza cuando Francisco Valiente Polillas está en su casa, en la que vive con su madre; ya desde el principio nos daremos cuenta de que Francisco es un desastre total, aunque seguramente nos caerá bien porque, al menos a mí me lo pareció, es un personaje muy cercano. En realidad podría ser cualquiera de nosotros. Lo que más gracia me hizo de los primeros capítulos fueron las charlas que tienen Francisco y su madre, que hay algunos diálogos que son para enmarcar; hubo más de una vez que solté una carcajada, porque era todo tan surrealista que me tenía que reír con las ocurrencias de los dos. Estas situaciones se repetirán varias veces más a lo largo de la novela, porque aunque Francisco tenga que viajar nada menos que a Dubái para resolver su primer crimen, no puede quitarse de encima la sombra de su madre, a la que tendrá que llamar cada dos por tres para darle explicaciones de todo: si ha comido bien, si se abriga por las noches... En fin, todo lo que uno pueda imaginarse de una madre preocupada por su vástago.

Una vez en Dubái, Francisco tendrá que investigar nada menos que un asesinato que ha tenido lugar en un hotel; para ser alguien que se ha metido a detective porque se le ha ocurrido de repente, igual que podría haberse metido a dependiente de un estanco, no está nada mal que su primer caso sea un asesinato. Pero claro, esto le pasará factura al pobre Francisco; sin embargo siempre tendrá, aunque en este caso sea en la distancia, el apoyo incondicional de su madre, que con su lógica aplastante será en muchos momentos de gran ayuda para el desastre de su hijo. Y también contará con la ayuda de Amed, el hijo menor del empresario que contrata a Francisco para que resuelva el crimen. Al igual que los diálogos de Francisco con su madre, sus charlas con Amed no tienen desperdicio y en muchos momentos incluso no tendremos más remedio que reírnos, porque entre lo desastre que son los dos y la diferencia de cultura, habrá muchísimos malentendidos que nos provocarán al menos una sonrisa y en algunos casos hasta unas buenas carcajadas.

Como veis, no estamos en realidad ante una novela negra tradicional, pero por supuesto sí tiene muchos de sus elementos. Aunque por otro lado, se agradecen esos ratos de humor que a mí al menos me lo han hecho pasar tan bien durante la lectura. Alexander Copperwhite ha supuesto para mí toda una sorpresa, pero desde luego, sabiendo que esta novela es la primera entrega de una saga protagonizada por el mismo detective, no tengo ninguna duda de que estaré pendiente de sus andanzas para leer las siguientes entregas.

Si te apetece una novela negra un poco diferente, creo que disfrutarás de esta lectura.

2 comentarios:

  1. No he leído nada de este autor y por lo que cuentas, podría animarme.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la verdad es que me sorprendió; para bien.

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. :-)