lunes, 9 de julio de 2012

Verde viento. Verdes ramas. Verde blog

En estos últimos días he visto que varios blogs se unían a una iniciativa que me ha parecido de lo más interesante. Se trata de la propuesta Un blog, un árbol de Geniale, de la que podéis conocer todos los detalles aquí. El resumen viene a ser, más o menos, que el CO2 que produce un sitio web por las visitas que recibe puede ser absorbido en parte por los árboles.


Es decir, un árbol contrarresta las emisiones de dióxido de carbono de un blog, por un tiempo correspondiente a 50 años. Así, si por ejemplo nuestro blog produce 3,6 kg de CO2 al año, y un árbol, en el mismo tiempo, anula 5 kg de CO2, si ayudamos a plantar uno, podremos seguir escribiendo en el blog durante 50 años más.


Siempre he intentado, dentro de lo posible, ser lo más ecológica que puedo; además llevo también cerca ya de tres años cultivando mi propio huerto, un huerto ecológico en el que no se pueden utilizar productos químicos y por lo tanto no dañamos el medio ambiente. Verde es el color de esta iniciativa; verde el color de la mayoría de las plantas; verde el color de la esperanza... Está claro que esta propuesta me viene que ni al pelo.

Si os animáis a apuntaros, simplemente debéis escribir una entrada en vuestro blog y enviar por correo electrónico, a co2neutral@geniale.es, un enlace a la misma; sólo con este gesto, ellos se encargarán de plantar un árbol. Recordad además que con el uso de catálogos online elaborados por Geniale se reduce también la cantidad de papel que normalmente se utiliza para fabricarlos, como ya han hecho en http://www.geniale.es/folleto/media-markt, http://www.geniale.es/folleto/lidl o http://www.geniale.es/folleto/eureka-kids.

Así que sólo me falta añadir, ya que esto es un blog literario, un poema de Federico García Lorca que me encanta desde siempre y que creo que es muy apropiado...


Romance sonámbulo

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

- Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.
- Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
- Compadre, quiero morir,
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
- Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
- Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal
herían la madrugada.

Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
- ¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.



14 comentarios:

  1. Me parece una buena iniciativa! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, han tenido muy buena idea.

      Eliminar
  2. Un poema muy verde para mí :) Supongo que seré de las pocas que todavía no se ha adherido a la iniciativa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todavía estás a tiempo. Seguro que para cosas como esta no hay prisa ni plazos.

      Eliminar
  3. Preciosa la entrada que le dedicas a esta fantástica iniciativa. Cada vez somos más los que tenemos nuestros arbolitos plantados!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si batimos un récord de plantación de árboles.

      Eliminar
  4. el verde sigue extendiéndose, muy buena idea poner un poema en la entrada, más adecuado no podía ser. Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que se siga extendiendo mucho más. Lo del poema se me ocurrió de repente y pensé que podía ser buena idea. :-)

      Eliminar
  5. Genial cada vez los blog verdes son mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiiiiiiiiiii, a ver si conseguimos ser un montón.

      Eliminar
  6. Otro arbolito más!! Genial!!
    Besos,

    ResponderEliminar
  7. Tengo muchas ganas de plantar un árbol. Dicen que hay que plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo al menos una vez en la vida. Tengo muchas asignaturas pendientes aún... me temo :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, siempre tenemos asignaturas pendientes. Pero mejor no agobiarse. :-)

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. :-)